domingo, 19 de marzo de 2017

Persuasión

Título Original: Persuasion
Autor: Jane Austen
Género: Novela
Temática: Romántica
Idioma Original: Inglés
Año Publicación: 1818

« C’est fini, se répétait-elle avec une joie nerveuse. Le plus difficile est fait. » Elle l’avait vu ! Ils s’étaient trouvés encore une fois dans la même chambre ! Bientôt, cependant, elle se raisonna, et s’efforça d’être moins émue. Presque huit années s’étaient écoulées depuis que tout était rompu. Combien il était absurde de ressentir encore une agitation que le temps aurait dû effacer ! Que de changements huit ans pouvaient apporter ! tous résumés en un mot : l’oublidu passé ! C’était presque le tiers de sa propre vie. Hélas, il fallait bien le reconnaître, pour des sentiments emprisonnés, ce temps n’est rien. Comment devait-elle interpréter les sentiments de Wenvorth ? Désirait-il l’éviter ? Un moment après, elle se haïssait pour cette folle question. Malgré toute sa sagesse, elle s’en faisait une autre, que Marie vint résoudre, en lui disant brusquement :

« Le capitaine, qui a été si attentif pour moi, n’a pas été très galant à votre égard, Anna. Henriette lui a demandé ce qu’il pensait de vous, et il a répondu qu’il ne vous aurait pas reconnue, que vous étiez changée. » 

MI LECTURA:

Pensar que los sentimientos se disuelven simplemente con el paso del tiempo y con la distancia es a veces menospreciar la influencia del recuerdo, ese al que nos aferramos y con el que a menudo nos equivocamos. Y sobre todo cuando ese sentimiento no está resuelto y la duda es la que nos atormenta. Ya no digamos si se trata de amor. Ese amor con el que un día sin saber muy bien el porqué dejaste de tener contacto y desapareció de tu vida sin más. Muchas veces la memoria idealiza a esa persona amada y la ancla en nuestro recuerdo sin que la razón pueda hacer nada.

Algo parecido le pasó a Anne Elliot. El miedo a enfrentarse a los convencionalismos sociales y los consejos recibidos de una persona muy querida y cercana, la condujeron a dejar pasar el amor. Lo que no esperaba ella es que después de ocho años el destino le diera otra oportunidad. Sin esperarlo, su camino vuelve a cruzarse con Frédérick Wenworth. Ahora Capitán Wenworth.

La simple idea de volverlo a ver, le descubre con sorpresa que los sentimientos que creía superados están todavía vivos. ¿Y él sentirá lo mismo que ella o estará despechado por lo que pasó en el pasado? Y hasta aquí puedo contar. Tendréis que leerlo para saber qué pasa porque no os pienso decir nada más al respecto.

Anne es una mujer encantadora, amable, atenta, sensata, responsable e inocente. Es principalmente el respeto a su familia lo que la llevó a dejar marchar a Frédérick Wenworth. Y es que él era un militar sin posición, ni dinero y ella venía de una familia adinerada y de clase alta. Y aunque en su fuero interno, eso no le importaba, si le preocupaba como su unión afectaría a su familia.

Para entender esta carga de responsabilidad que asume Anne y con la que sacrificó su felicidad y reprimió sus sentimientos, debemos ir a principios de siglo XIX donde el matrimonio era una cuestión de pacto social y de clase. Una manera de mantener propiedades y posición social. Conservar el prestigio de la familia y el apellido era una cuestión de honor. Lo podemos observar en la suma importancia que adquiría esta cuestión en la novela nada más iniciar su lectura cuando Austen nos comenta que el único libro que leía Sir Walter (padre de Anne) era el heráldico, donde le gustaba repasar el árbol genealógico de su familia.

"Sir Walter Elliot, de Kellynch-Hall, dans le comté de Somerset, n’avait jamais touché un livre pour son propre amusement, si ce n’est le livre héraldique.
 
Là il trouvait de l’occupation dans les heures de désœuvrement, et de la consolation dans les heures de chagrin."

Llegados aquí debemos hablar del padre de Anne y de su hermana mayor Élisabeth para acabar de comprender la situación de Anne.

Ilustración de C.E. Brock
(Edición de Persuasión de 1909).
Fuente: Mollands
Sir Walter Elliot es un hombre tremendamente vanidoso, clasista y elitista. Viudo desde hace años, se apoya en su hija mayor, Élisabeth, que es su ojito derecho, y a la que sueña casar algún día con un hombre rico y bien situado. Su actitud es siempre altiva y superficial y su amor, que yo llamaré afecto, tiene una sola dirección y centro, su primogénita.

Élisabeth está cortada por el mismo patrón que su padre. Aquí se cumple a la perfección aquéllo que de tal palo, tal astilla. Lo curioso y divertido de todo esto, reflejo del humor sinuoso de Jane Austen, es que en realidad Sir Walter está casi en la ruina y se ve obligado a alquilar una de sus propiedades a una familia de más baja condición social que la suya, pero eso sí, una familia con prestigio, ese que tienen los militares que han luchado por la patria y han convertido a Inglaterra en uno de los países más poderosos y más respetados a los ojos del mundo.

En Persuasión podemos vislumbrar los cambios sociales que se están empezando a desarrollar en la Inglaterra del siglo XIX y que serán más pronunciados entrado el centenario con la Revolución Industrial y todos los grandes cambios que vinieron con ella. La sociedad inglesa empieza a dejar de ser tan inamovible. Y esta novela es uno de esos ejemplos, aunque de manera moderada. El Capitán Wenworth ya no es percibido de la misma manera por la familia de Anne, sobre todo ahora que tiene dinero y reconociemiento social.

Persuasión es una novela de personajes. Algunos nos recuerdan a otras obras de Austen como por ejemplo Marie, la hermana pequeña de Anne. Su hipocondría nos recuerda un poco al señor Woodhouse padre de Emma en la novela del mismo nombre que por cierto no me gustó tanto como ésta.

Las relaciones que se establecen entre los personajes son los que crean la tensión y atmósfera de la novela. Sus diálogos ágiles, ingeniosos y directos son los que dan ritmo a la narración. Una historia que nos muestra la sociedad inglesa de principios del siglo XIX sus deseos y sus temores.

Un claro ejemplo de esta sociedad que crítica la autora lo encontramos en el personaje de Mme. Smith. Su posición social y económica estaban dentro de la clase acomodada y ahora que está viuda y sin dinero está excluida del que fue su círculo social. Su situación actual no es producto de sus actos, sino de un desgraciado destino del que ella no fue partícipe. Mme. Smith fue una simple espectadora, pues en los asuntos financieros las mujeres no tienen cabida. Austen hace hincapié en la hipocresía social circunscrita en el caso de Mme Smith. Sus amigos le han dado la espalda, sobre todo ahora que está enferma. En referencia a esto Mme Smith se lamenta:

"– Oui, dit Mme Shmith d’un air de doute ; cela peut arriver, mais pas dans le sens élevé que vous dites. Par-ci par-là la nature humaine peut être grande en temps d’épreuves, mais en général c’est sa faiblesse et non sa force qui se montre dans une chambre de malade. On y entend parler d’égoïsme et d’impatience plus que de générosité et de courage. Il y a si peu de réelle amitié dans le monde ! et malheureusement, dit-elle d’une voix basse et tremblante, il y en a tant qui oublient de penser sérieusement jusqu’à ce qu’il soit trop tard. "

Y esta cita nos sirve también para ilustrar el carácter moralizante que tiene en algunos sentidos esta novela. El tener o no tener no debería cambiar las relaciones personales basadas en el amor y la amistad. Y de hecho el libro es en esencia esto, un llamamiento a la esencia del ser humano. Las relaciones humanas no se deberían regir estrictamente por normas creadas y establecidas por el hombre, hay una parte humana que debería participar de manera más activa.

Esta novela tiene un punto feminista y hay una parte que me ha encantado sobre esta cuestión. Una conversación entre Anne y Harville. Se puede resumir diciendo eso que la historia la han escrito los hombres y en consecuencia sólo se conoce una mitad de la humanidad. Además en esta conversación se reclama el papel de las escritoras.

"- (...) Je ne crois pas avoir ouvert dans ma vie un seul livre qui n’ait parlé de l’inconstance des femmes. Chansons et proverbes : tout en parle. Mais, direz-vous peut-être, ils ont été écrits par des hommes ?

– Oui, s’il vous plaît, ne prenons pas pour arbitres les livres. Les hommes, en écrivant l’histoire, ont sur nous tous les avantages ; ils ont plus d’instruction, et la plume est dans leurs mains. Je n’admets pas que les livres prouvent quelque chose."


Como imagino que os habréis dado cuenta de que he leído Persuasión en francés, cosas del aprendizaje, os quiero comentar algunas curiosidades al respecto. La edición que he leído es una traducción libre de derechos que realizó Mme Letorsay en 1882 para la colección 'Biblioteca de las mejores novelas extranjeras' de la editorial Hachette. Esta colección era una edición de bolsillo de la época y se vendió con precio relativamente bajo, por lo que podríamos hablar de una especie de publicación al estilo del bestseller de bolsillo de hoy día. Esto nos muestra la gran importancia de la obra de Austen en la Francia del siglo XIX, ya que la colección estaba dirigida a un gran público.

No es la primera traducción que se hizo de la novela Persuasion de Austen al francés. La antecede una de Isabelle de Montolieu en 1821 para la editorial Arthus Bertrand. En esta traducción Montolieu cambió el título por el de La Famille Elliot, ou l'Ancienne Inclination y el nombre de la protagonista también lo cambió por el de Alice. Además adaptó a su libre criterio algunos pasajes de la novela, por lo que más que una traducción podríamos hablar de una adaptación. 

Mi edición digital, como os he dicho antes, es la de Mme Letorsay (se cree que es un pseudónimo) mantuvo el título y el nombre de la protagonista, pero su inexperiencia según los expertos, la llevó a contraer algunas expresiones y traducir algunos párrafos con inexactitud.

Os dejo el ejemplo que nos da la Wikipedia al respecto.

El texto original dice:

"To Lady Russell she was a most dear and highly valued god-daughter, favourite, and friend. Lady Russell loved them all, but it was only in Anne that she could fancy the mother to revive again."
Y Mme Letorsay lo tradujo de manera resumida así;

"Lady Russel aimait ses sœurs, mais dans Anna seule, elle voyait revivre son amie."
Con este ejemplo quiero resaltar la importancia y la responsabilidad de los traductores respecto a la obra que traducen y al autor. También comentar que en el siglo XIX las novelas hechas por mujeres eran consideradas de segunda clase y no se valoraban. Todas se catalogaban de libros románticos para mujeres. Sobre este tema podéis leer el ensayo de George Eliot titulado Las novelas tontas de ciertas damas novelistas que os dará una visión de lo que sucedía en la Inglaterra del siglo XIX y que más o menos era también lo que pasaba en la Francia coetánea.

En resumen, he disfrutado con la lectura de Persuasión, pero no he podido saborear plenamente a la autora en esta versión. Digo versión porque la traducción no ha respetado mucho la obra original del autor. Todo esto lo he descubierto una vez leída la novela, así que la próxima vez elegiré con más vista mi edición para la lectura.

Hemos comentado Persuasión en el grupo de Facebook Los libros de carmen y amig@s. Y han surgido cosas interesantes. Por ejemplo, Mar del blog Leyendo con Mar, advirtió que en su edición había un capítulo eliminado que fue sustituido por el capítulos 22 y 23. Al respecto Sara Mañero, escritora y filóloga, nos informó que Jane Austen cambió el final de Persuasión. El que conocemos y que se publicó es el que la autora decidió cambiar y es el que todos hemos leído. El final no augura un fin de cuento de hadas, sino un final realista en el que la felicidad dependerá del destino y de los implicados. El destino no está escrito.

Hay un manuscrito con el primer final que hizo la autora y que luego decidió descartar. Si os interesa lo podéis encontrar en la web British Library con el título Manuscript of chapters 10 and 11 from Jane Austen's Persuasion.

En el grupo también se compartieron ilustraciones de la novela y otras cosillas que os dejo al final de la entrada. Con todo esto, espero tengáis una amplia visión de esta estupenda novela.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

Una historia sentimental que contiene un fondo reivindicativo y social sobre el papel de la mujer en la sociedad de principio del siglo XIX. Unos personajes definidos y algunos con un fondo crítico que la autora pone en evidencia con sus actos y al mismo tiempo divierten al lector. Una trama que engancha y una protagonista que empatizará con el lector desde el inicio.

Más sobre la autora:

Fuente de la imagen y de la lectura:
Austen, Jane. Persuasion.[Libro en línea] Traductora: Mme Letorsay Francia: Ebooks libres et gratuits  para Feedbooks.

Otras fuentes y curiosidades:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...