lunes, 30 de mayo de 2016

JUNIO "Mes de la novela histórica"

 

Este próximo miércoles empezamos nuevo mes, junio que dedicaremos a la novela histórica. Así como ya viene siendo un clásico, me apunto a esta propuesta de Laky de Libros que hay que leer.

¿En qué consiste? Pues en leer y reseñar un libro relacionado con la historia. Si queréis más detalles, os dejo el link en el que también os podéis inscribir: Mes de la novela histórica.

Por mi parte iré poniendo aquí mis lecturas. Mi idea es leer a Toti Martínez de Lezea y supongo, lo más seguro, que lea La calle de la judería que me recomendó Laky hace tiempo. Estoy contenta porque este mes me sirve de excusa para adentrarme en la prosa de Toti a la que tengo muchas ganas de conocer.

Mis lecturas:

1.- La calle de la Judería - Toti Martínez de Lezea (reseñada fuera de plazo)

Espero os animéis a participar y nos vamos leyendo.


Despertando la semana 2016 (22 bis)


Bienvenid@s de nuevo. Como veréis repito semana, y es que la semana pasada o la otra, no sé muy bien, me despisté. Pero esto tiene fácil solución, así que ningún problema.

A lo que vamos, la semana pasada acabé La solterona de Edith Wharton, autora que me está encantando. Ya os contaré más cosillas a medida que vaya reseñando las novelitas. Tengo pendientes de comentar varias. De momento solo he reseñado una, Xingu.

Ayer publiqué la reseña de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de R. L. Stevenson en la que explico alguna curiosidad. Y esta semana reseñaré Una biblioteca de verano de  Mary Ann Clark Bremer una lectura que me ha encantado.

Continúo estos días con las lecturas de Washington Square de Henry James y Rebecca de Daphne du Maurie. Y cuando acabe esta última, leeré La fuerza de la sangre de Miguel de Cervantes que comentaremos en el grupo de Facebook de Los libros de Carmen y amig@s. Es una novelita ejemplar muy cortita, si os animáis, ya sabéis donde estamos. La comentaremos el lunes 6 de junio. Os esperamos.

Y esto es todo de momento. Espero tengáis muy buena semana y nos vamos leyendo.

domingo, 29 de mayo de 2016

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Título Original: Strange case of Dr Jekyll and Mr Hyde
Autor: Robert Louis Stevenson
Género: Novela
Temática: Fantástico, ciencia-ficcción.
Idioma Original: Inglés
Año Publicación: 1886

"De ese atrio, orgullo de su amigo Jekyll, Utterson solía hablar como del salón más acogedor de todo Londres. Pero esta noche un escalofrío le duraba en los huesos. La cara de Hyde no se le iba de la memoria. Sentía (algo extraño en él) náusea y disgusto por la vida. Y con esta oscura disposición de ánimo le parecía leer una amenaza en los reflejos del fuego en la lisa superficie de los muebles o en la vibración insegura de las sombras en el techo. Se avergonzó de su alivio cuando Poole, al poco tiempo, volvió para anunciar que el doctor Jekyll había salido."


MI LECTURA:

Cuando Carax del blog Asteroide B612 y Teresa del blog Leyendo en el bus propusieron dentro del Grupo Todos Somos Alianza leer de manera conjunta El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde ni me lo pensé. Tengo muy buen recuerdo de La isla del tesoro, libro que leí hace muchísimos años y releí, cosa rara en mí. Y es que Robert Louis Stevenson sabe contar buenas historias. La atmósfera de sus obras llega a envolvernos y ha introducirnos en la aventura, compartiendo las sensaciones de los protagonistas. Sus descripciones cobran vida, los ambientes son casi personajes que transmiten sentimientos de misterio, terror, suspense,.. Así que lo dicho, ni me lo pensé.

Pues bien, aunque ya conocía lo esencial de este relato, ¿Quién no ha visto alguna versión de esta obra ya sea en teatro, en dibujos animados, etc? Casi imposible no saber de la dualidad del protagonista. El caso es que aún teniendo constancia de toda la trama, he disfrutado de la narración de R. L. Stevenson con intensidad. La fuerza de su prosa me ha llevado al Londres de la época victoriana, esa misteriosa ciudad donde las callejuelas y la niebla esconden terribles y raras historias. Entre ellas El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

La relación del Dr. Jekyll y Mr. Hyde sale a la luz cuando el notario Utterson, a petición de su gran amigo el doctor Henry Jekyll, guarda desconfiado en su casa un extraño testamento. En él, el científico, en caso de fallecer o desaparecer dejaba todas sus posesiones a un tal Edward Hyde. ¿Quién era Hyde? ¿Qué escondía? ¿Estaba coaccionando al investigador? Todas estas preguntas se hace el bueno del notario, que conocía bien a Jekyll, y éste ya no era el mismo desde que se relacionaba con Hyde.

Lo que descubre Utterson lo sabemos casi todos, pero hay que leer la novela para saber cómo lo descubre y qué pasa por medio. Así que os recomiendo que la leáis para disfrutar de los detalles, pues yo me voy a centrar en otras cosas que se desprenden de la historia. No voy a entrar en análisis psiquiátricos porque considero que esta novela no plasma ninguna de estas patologías médicas que se le han querido atribuir, sino que la obra está más en un plano espiritual y filosófico que médico. No es el estudio de una patología, sino el reflejo de un contexto histórico y social.

La dualidad entre el bien y el mal, el yin y el yang, el Dr Jekyll y Mr Hyde, ambos se repelen y se atraen formando parte de un único cosmos, pero no son las únicas energías que se desprenden de la historia. Nos encontramos en la época victoriana, una época de cambios y de descubrimientos. La ciencia y la tecnología empiezan a despegar. La industrialización muestra su lado más inhumano y la ciencia nos recuerda que no hay nada místico en el origen del hombre. Darwin en 1859 con su libro El origen de las especies abre un nuevo y alternativo camino a la explicación religiosa de la creación. El hombre es un animal más de un sistema evolutivo donde Dios no tiene cabida. Y aquí nos encontramos con Mr Hyde un hombre casi troglodita, brutalizado que camina medio erguido y que posee una expresión fría y animalada. ¿No sería así el hombre primitivo que se imaginaba R. L. Stevenson?

¿El bien y el mal podrían estar vinculados a la evolución del hombre? ¿Puede que el ser humano violento estuviera en una escala evolutiva menos desarrollada? Todo hace indicar que la brutalidad y la falta de civismo de Mr. Hyde es la parte animal del hombre, la menos racional y la menos social. Por eso, Hyde no es capaz de sentir compasión por nadie. Y si se pone una niñita en su camino pasa por encima como si se tratara de una cucaracha.

Por otro lado, nos encontramos con la dualidad entre la ciencia y la ética. ¿Hasta qué punto la investigación científica puede justificar sus métodos en nombre del avance científico? ¿No puede llegar a ser una trampa para el propio hombre? ¿No puede llevarlo a la autodestrucción? Preguntas que hoy también son actualidad y que hacen de esta obra un clásico. Pues los temas que desprendemos de ella, si bien están vinculados al contexto histórico del autor, son cuestiones de las que todavía se debaten sus respuestas.

Una de las características más destacables de la prosa de R. L. Stevenson, como os he dicho antes, es la descripción. Nos acerca la atmósfera de los lugares que describe y nos traslada las sensaciones que le producen a los protagonistas. Os dejo un ejemplo:

"Era una noche fría y ventosa de marzo, con una hoz de luna que se apoyaba de espaldas, como volcada por el viento, entre una fuga de nubes deshilachadas y diáfanas. Las ráfagas que azotaban la cara, haciendo difícil hablar, parecían haber barrido casi a toda la gente de las calles. Utterson no se acordaba de haber visto nunca tan desierta esa parte de Londres. Precisamente ahora deseaba todo lo contrario. Nunca en su vida había tenido una necesidad tan profunda de sus semejantes, de que se hicieran visibles y tangibles a su alrededor, ya que por mucho que lo intentara no conseguía sustraerse a un aplastante sentimiento de desgracia. La plaza, cuando llegaron, estaba llena de aire y polvo, con los finos árboles del jardín central que gemían y se doblaban contra la verja. Poole, que durante todo el camino había ido uno o dos pasos delante, se paró en medio de la acera y se quitó el sombrero, a pesar del frío, para secarse la frente con un pañuelo rojo. Aunque hubiese caminado de prisa, aquel sudor era de angustia, no de cansancio. Tenía la cara blanca, y su voz, cuando habló, estaba rota y ronca."

He leído, en unas webs muy interesantes que os dejo abajo, que la casa del Dr. Jekyll está inspirada en una casa del siglo XVIII, hogar del anatomista John Hunter, donde también atendía enfermos, daba clases magistrales de anatomía e investigaba. Su casa tenía dos entradas, una de aspecto señorial que daba a la calle Leicester Square nº 28, y otra trasera que daba a un callejón. En esta última era donde Hunter recibía a los resurreccionistas (ladrones de cadáveres) de los bajos fondos londinenses que  proveían al investigador de material recién fallecido para su estudio y colección de rarezas científicas. Por si queréis curiosear, os dejo un link al plano de 1792 de la vivienda de Hunter. Y a continuación la descripción de la novela. 

"Entrada la tarde, Utterson se presentó en casa del doctor Jekyll, donde Poole, por pasillos contiguos a la cocina y luego a través de un patio que un tiempo había sido jardín, lo acompañó hasta la baja construcción llamada el laboratorio o también, indistintamente, la sala anatómica. El médico había comprado la casa, efectivamente, a los herederos de un famoso cirujano, e, interesado por la química más que por la anatomía, había cambiado destino al rudo edificio del fondo del jardín."

Y aquí encontramos otra dualidad que trasciende del edificio. La fachada cuidada y señorial en una calle importante en la que se mantienen en el ámbito público las buenas maneras sociales con sus convencionalismos, y otra fachada trasera descuidada y que da a un callejón oscuro donde encontramos los bajos fondos, lugar donde Mr. Hyde satisface sus instintos menos decorosos de ámbito privado. Dos caras de un mismo edificio, dos caras de una sociedad, ¿Tal vez una crítica a la hipocresía social victoriana? ¿Puede que dos caras opuestas de un mismo estrato social? ¿Una cara para lo correcto y otro para el desenfreno?

Muchas preguntas surgen tras la lectura de esta estremecedora novela y todas, como he comentado antes, reflejan la época que vivió R.L. Stevenson.

Hay una curiosidad sobre esta obra y sobre el contexto histórico londinense en la que se publicó que quiero compartir con vosotros. Su primera edición de 1886 tuvo rápidamente mucho éxito y no se tardó en hacer una adaptación para teatro. En 1887 se estrenó en Boston y al año siguiente llegó a Gran Bretaña, donde estuvo 20 años representándose. Cuando la obra estaba siendo interpretada en Londres, corría el año 1888, un espectador acusó ante la policía a Richard Mansfield, actor que representaba al Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de ser el asesino de Whitechapel, asesino conocido como Jack el Destripador. Según el denunciante no podía ser que un hombre que interpretase esa  doble personalidad tan acentuada, fuera fingida. Aprovecho para recomendaros Yo también fui Jack el Destripador de Fernando García Calderón, una novela que está muy bien por lo que se refiere a la ambientación del Londres victoriano y por la contextualización y el gran trabajo de documentación respecto a la investigación policial de los asesinatos y de sus redecillas policiales y políticas.

Y para acabar os dejo otro trocito de la novela, éste algo más profundo y menos descriptivo, para ver si os animáis a descubrirla aquéllos que no la habéis leído aún.

"(...) Tanto en el plano científico como en el moral, fui por lo tanto gradualmente acercándome a esa verdad, cuyo parcial descubrimiento me ha conducido mas tarde a un naufragio tan tremendo: el hombre no es verazmente uno, sino verazmente dos. Y digo dos, porque mis conocimientos no han ido más allá. (...)"

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde es una novela corta con un misterio inquietante que nos lleva al Londres oscuro y tétrico de Jack el Destripador. De la espeluznante historia que descubrimos se desprende un fondo con tinte moral y filosófico que gira alrededor de la dualidad entre el bien y el mal que reside en la naturaleza humana como dos partes de una misma moneda.

Más sobre el autor:
> Wikipedia: Robert Louis Stevenson
> RLS Website
> The victorian web: Robert Louis Stevenson, 1850-1890
> Buzwell, Greg. ‘Man is not truly one, but truly two’: duality in Robert Louis Stevenson’s Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde WEB: British Library - Discovering Literature: Romantics and Victorians

Fuente de la imagen y de la lectura:
Stevenson, R. L. El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.[Libro en línea] Wikisource, The Free Library para Feedbooks

lunes, 23 de mayo de 2016

Despertando la semana 2016 (22)


Aquí estoy de nuevo organizando las lecturas de la semana. A ver si esta vez lo hago mejor, porque la semana pasada me lié y no llegué a acabar Washington Square de Henry James. Así que me perdí el debate de esta lectura.  Y la razón es que me quedé absorta con la novela de Rebecca de Daphne du Maurier y empecé tarde la lectura de James que creía más corta de lo que realmente es. Y encima la estoy leyendo en inglés y me cuesta, así que voy más lenta de lo normal.

A todo esto, el viernes decidí el libro que iba a leer para el mes temático dedicado a la metaliteratura y que organiza Laky de Libros que hay que leer. Se trata de Una biblioteca de verano de Mary Ann Clark Bremer. Es un libro breve e intenso. Había leído maravillas de él en la blogosfera. Y una vez lo tuve entre mis manos, lo empecé a leer de inmediato y ya no lo pude abandonar hasta el final. Ya os hablaré de esta novelita cortita tan especial y que me ha parecido tan grande.

¿Veis como me lío? Pues bien, esta semana me centro en La solterona de Edith Wharton que empecé ayer. Y la combinaré con Washington Square de Henry James y con la novela de Rebecca de Daphne du Maurier. Supongo que muchos estaréis preguntándoos como puedo leer varios libros al mismo tiempo, pues de la misma manera que seguimos varias series televisivas a la vez.

Y esta semana tengo previsto reseñar El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson que lo leímos hace un montón de meses de manera conjunta en el Grupo Todos Somos Alianza. Si me da tiempo, intentaré reseñar otro libro que tenga pendiente, como son varios ya veremos.


Y esto es todo amig@s. Espero tengáis muy buena semana y nos vamos leyendo.

sábado, 21 de mayo de 2016

El último judío

Título Original: The last jew
Autor: Noah Gordon
Género: Novela
Temática: Novela histórica
Idioma Original: Inglés
Año Publicación: 1999

"Pero había hecho una promesa a la memoria de su padre, a Dios y a su pueblo.
Y también a sí mismo.
Por primera vez, el odio que le inspiraba la Inquisición fue superior a su temor. No podía borrar de su mente las imágenes de los condenados ardiendo en la hoguera, por lo que se dirigió a Dios no en actitud suplicante sino con exigente furia.
'¿Qué plan divino puede exigir que tantos de nosotros seamos Hombres Colgados?'
'¿Con qué propósito me has convertido en el último judío de España?"
 



MI LECTURA:

Hace mucho que tenía ganas de leer alguna novela de Noah Gordon. Recuerdo de pequeña haber tocado y visto mil veces por distintos lugares de casa, un volumen de El médico, hasta que un buen día desapareció. Exactamente no sé que pasó, pero no lo volví a ver. Así que el nombre de Noah Gordon me ha acompañado durante mucho tiempo con una especie de misterio. Un misterio del que de tanto en tanto me acordaba y me sugería leer alguna de sus novelas. Y así lo hice. 

Decidí leer El último judío para conocer la prosa del autor y acabar con esta curiosidad que me rondaba y porque el contexto histórico me interesaba.

La novela transcurre en la España de finales del siglo XV. Las dificultades económicas, las diferentes crisis políticas y las epidemias castigaron duramente a la población, dando lugar a diferentes revueltas populares. Éstas fueron el caldo de cultivo que aprovechó cierto sector social para dirigirlo contra los conversos (judíos bautizados y convertidos al cristianismo). Muchos de estos conversos habían empezado a tener cierto peso dentro de la sociedad y habían comenzado a desarrollar algunas de las profesiones que estaban prohibidas a los judíos. Todo esto no gustaba a los denominados "cristianos viejos" asentados en antiguas dinastías que veían peligrar su posición e influencia social y política y acusaron a los conversos de seguir practicando ritos judíos, es decir, de judaizar.

Las presiones políticas y económicas por parte de la iglesia, la nobleza y otros sectores sociales obligaron a los Reyes Católicos a tomar medidas, solicitando al papa Sixto IV autoridad para nombrar a dos inquisidores, con la finalidad de obligar a los conversos a la integración cristiana plena. Pero en realidad, la Inquisición, lejos de promulgar la integración, implantó el terror buscando, juzgando y castigando a los falsos conversos, avalándose en la fe cristiana y justificándose según nos explica la wikipedia, en el cristianismo porque "El bautizado no puede renunciar a su fe según la doctrina canónica de la Iglesia por lo que el criptojudaísmo es asimilado a la herejía, y como tal debe ser castigada." 

Si los Reyes Católicos en un principio querían tratar el tema de los conversos como un problema de infieles, la iglesia los calificó de herejes y la herejía era castigada con mucha severidad. Se inició una época de terror religioso.

El problema de los conversos acabó extendiéndose y se llegó a acusar a los pocos judíos que quedaban en la Península de ser parte activa y motivadora. Por lo que finalmente, en 1492 los Reyes Católicos decidieron hacer un decreto y expulsar a los judíos de los reinos castellano-aragoneses.

En este contexto conoceremos a nuestro joven judío, Yonah Toledano. Pero su historia empieza unos años antes, en 1489. Su hermano mayor, Meir, es asaltado y asesinado por unos desconocidos cuando llevaba un relicario de plata y oro que había realizado su padre, el artesano platero Helkias, al priorato de la Asunción.

La pérdida de su hermano, despierta en el joven Yonah y en su padre, la necesidad de hacer justicia y, por tanto, de descubrir a los culpables. Pero la llegada del Decreto de Expulsión lo cambiará todo. En cuatro meses todos los judíos han de mal vender sus posesiones, decidir a dónde ir y emigrar. 

La tragedia azotará de nuevo a Yonah dejándolo solo. Su juventud y su rabia lo conducen a decidir no abandonar la Península con el fin de encontrar justicia y un lugar donde poder vivir manteniendo sus raíces. Y aquí empieza su viaje. Un viaje en el que el escritor a través de Yonah nos mostrará la España de finales del siglo XV.

Pero esta visión histórica general, centrada en la expulsión de los judíos y en la situación que vivieron muchos conversos después del decreto, no es único tema de la novela.  El libro nos habla también de la soledad y de la identidad personal, religiosa y cultural.

Yonah se ve obligado a cambiar de identidad y de oficio en varias ocasiones para poder sobrevivir. Su mundo, sus creencias, sus tradiciones, todo lo que formaba parte de él y de su familia ahora son un peligro. El miedo lo acompaña durante toda su adolescencia y juventud. Y este miedo le obliga a olvidar parte de su ser y de su historia. Intenta luchar contra ese terror y mantener vivas sus tradiciones, pero estás no permanecerán intactas con el paso del tiempo.

El tránsito del niño al adulto suaviza y elimina el fuerte odio que Yonah siente en su juventud y reafirma su identidad judía a la que nunca renunció. Aunque claro está desde la clandestinidad.

Un tema que desgraciadamente nunca ha pasado de moda y que se desprende de esta novela son las persecuciones religiosas. Sus verdaderos motivos nunca son de fe, sino de poder y de dinero. Detrás de las muchas denuncias a la Inquisición hay redecillas por terrenos, por posesiones y otros asuntos que muy poco tienen que ver con la religión o la fe. Y este aspecto se refleja en la novela en algunas de las situaciones en las que se ve envuelto el protagonista. También lo podemos trasladar a cualquier conflicto actual que se justifica con la defensa del credo. Detrás siempre está la bajeza humana. 

Noah Gordon se documentó extensamente y viajó en varias ocasiones a España para contextualizar históricamente lo mejor posible la vida de Yonah. Su trabajo de investigación se palpa en la novela y los datos históricos se entrelazan magníficamente con la ficción. Ha sido capaz de reflejar, no sólo hechos históricos, también las consecuencias que estos sucesos tuvieron en las personas, y lo hace a través de las vivencias de sus personajes.

En el hilo argumental también encontramos una dosis de aventura, ya que durante el viaje de Yonah por diferentes lugares del territorio peninsular se va encontrando múltiples dificultades que deberá ir superando.

Como curiosidad, en esta novela la medicina también tendrá un papel destacado en la historia. No os digo más porque no quiero descubrir parte de la novela.

Personalmente, la lectura de El último judío me ha entretenido y la he disfrutado. Me ha gustado, pero no ha sido del todo lo que esperaba. La aventura va decayendo a medida que Yonah se hace mayor. Y el final no ha satisfecho del todo mis ansias de justicia. Pero la verdad es que la novela está muy bien contextualizada y la historia de Yonah merece la pena, así que con eso me quedo.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

El último judío es una novela muy bien documentada. Los hechos históricos se diluyen perfectamente con la historia de ficción. Una lectura ágil y de aventuras. Un viaje iniciático de un personaje muy luchador, Yonah, que nos llevará a conocer parte del contexto histórico de la España del siglo XV. 

Más sobre el autor: 
> Web oficial Noah Gordon 

Fuente de la imagen y de la lectura:
Gordon, Noah (2012). El último judío. (Trad. María Antonia Menini) Barcelona: Rocaeditorial

Otras fuentes:

lunes, 16 de mayo de 2016

Despertando la semana 2016 (21)

Ya estamos de nuevo a lunes. Un lunes diferente, festivo. Y una semana que durará menos. Me encanta tener de tanto en tanto estás variaciones temporales, pues llevan implícitas un cambio de rutina.

Sobre lecturas. La semana pasada empecé Rebecca de Laurence Olivier, el mismo que interpreta Cumbres Borrascosas en la versión de 1939 y que es mi versión favorita de la novela de Emily Brontë. La actriz Judith Anderson hace de Señora Danvers y lo hace fantásticamente. Leí que a Hitchcock no le hacía mucha ilusión trabajar la historia de Daphne . La rodó por encargo, pero la verdad es que nadie lo diría porque puso su genio y la bordó.

Volviendo a las lecturas. Esta semana leeré Washington Square de Henry James una novelita corta que debatiremos en Facebook. Si os queréis apuntar, ya sabéis, el jueves en el grupo de Los libros de Carmen y amigos.

Y referente a las próximas reseñas, reseñaré El último judío de Noah Gordon.


Y esto es todo. Espero paséis una muy buena semana y nos vamos leyendo.

viernes, 13 de mayo de 2016

Las novelas tontas de ciertas damas novelistas

Título Original: Silly Novels by Lady Novelists
Autor: George Eliot
Género: Ensayo
Temática: Literatura
Idioma Original: Inglés
Año Publicación: 1856

"(...) En efecto, quien estudie la literatura femenina con tanta atención como imparcialidad descubrirá que sus mayores deficiencias no se hayan en el terreno intelectual, sino en la ausencia de las cualidades morales que contribuyen a la excelencia: una diligente paciencia, una apreciación de la responsabilidad que conlleva la publicación y una conciencia del carácter sagrado del arte literario. En la mayor parte de las novelas femeninas se observa la clase de desenvoltura que proviene de la ausencia de todo principio moral. La fertilidad verbal aparece en forma de una necia combinación o una débil imitación, que un mínimo de rigor reduciría prácticamente a la nada." (pág.56)

MI LECTURA:

Llegué a esta lectura empujada por la curiosidad. Estábamos comentando la novelle Xingu de Edith Wharton, en el  grupo  de Facebook Los libros de Carmen y amigos, y una cosa llevó a otra. Hasta que en un momento dado, la conversación derivó en el papel de la mujer en la literatura del siglo XIX. Así que por preguntona, Carmen del blog Carmen & amig@s me recomendó este librito de tan sólo 59 páginas que mostraba los rasgos generales de la creación literaria femenina escrita a mediados del siglo XIX. Y lo mejor de todo es que lo hacía desde la visión de una mujer contemporánea y que se convirtió en una de las mejores escritoras inglesas de todos los tiempos, George Eliot.

En Las novelas tontas de ciertas damas novelistas la autora elige algunas de las novelas más exitosas entre las escritoras de la época y nos las desmenuza para mostrarnos la poca calidad literaria de éstas.

A través de una clasificación por géneros con títulos muy descriptivos, George Eliot nos adelanta lo que piensa sobre las novelas que nos va a presentar. Entre ellos nos encontramos con el género Oracular, Toquilla blanca, Antiguo remozado y Artimaña y confección en donde encontramos el subgénero Rango y belleza. Estos géneros son ejemplificados con algunos de los "best-sellers" femeninos de mediados del siglo XIX. La autora tiene el buen gusto de no mencionar los nombres de las escritoras, aunque sí los títulos de las obras. Hay también otra razón por la que no desvela los nombres, y es que algunas novelas escritas por mujeres eran publicadas sin el nombre de las escritoras, como es el caso de Laura Gay una de las novelas que nos comenta George Eliot. Las otras novelas que destripa son Compensación, El enigma (un fragmento de las Crónicas de la casa Wolchorley), La vieja iglesia gris y Adonías, un relato de la diáspora judía.

En líneas generales esta gran producción femenina está carente de lógica y de realismo. Son historias mal contadas. La falta de formación de estas mujeres hace que se pierdan en descripciones complicadas, inverosímiles y ridículas. Y la falta de mundo y el exceso de proteccionismo masculino hace que creen unos personajes estereotipados con características físicas y psíquicas extrañas y poco creíbles, por no decir, totalmente fantasiosas.

Pero la razón de estas deficiencias, no son únicamente externas. Y en esto hace hincapié Eliot. No hay que culpar a la sociedad y al contexto, sino a las propias autoras, pues su vanidad, su falta de autocrítica y su poca implicación en un trabajo bien hecho contribuyen a que las autoras de calidad pasen desapercibidas o tengan dificultades para que sus obras sean tomadas en serio por el mundo editorial.

Lo mejor de toda esta crítica, ha sido la implicación de la autora. George Eliot no se ha limitado a criticar sin fundamentos. Ella ha leído y analizado las fuentes, estas novelas. Sus ejemplos y fragmentos escogidos dan calidad a su artículo y dejan de relieve el trabajo de análisis de este ensayo. Y esto hay que valorarlo y mucho.

Por otro lado, hay que destacar la prosa de la autora. Su pluma ha sido vivaz, mordaz, certera, inteligente y su sarcasmo me ha divertido. Cosa que me ha animado a programar en el futuro alguna lectura de su cosecha porque me ha gustado su forma de expresarse.

También quiero añadir un detalle muy importante. Esta crítica mordaz a la producción femenina no es fruto de posibles ínfulas de superioridad como escritora, ya que este ensayo se publicó en el periódico trimestral Westminster Review  tres años antes de la publicación de su primera novela Adam Bede, y Mary Ann Evans (George Eliot) no era conocida como escritora por aquel entonces.

Por cierto, no todas las autoras iban a caer en el mismo saco de porquería literaria. George destaca tres autoras a tener en cuenta, Currer Bell (Charlotte Brontë), Elizabeth Gaskell y Harriet Martineau. Las pone como ejemplo de lo que es alta calidad literaria. Pues bien, si a las dos primeras las conocía, a la tercera no. Y esto es lo grande de los libros que hablan de libros, te abren puertas a más literatura. Y como soy curiosa, he ido a ver quién era Harriet Martineau y vaya lo que he descubierto. Una reconocida y respetada socióloga y economista que escribió novelas para ilustrar las teorías económicas y el movimiento social e industrial que se estaba desarrollando en ese momento. Además de todo esto, fue una manifiesta feminista y abolicionista y realizó varios trabajos sobre costumbres sociales de la Gran Bretaña. Pues bien, ¿sabéis qué es lo triste? Que pesar de haber contribuido con varios estudios sociológicos y ser considerada la primera mujer socióloga, hoy día, ni se la menciona en los estudios universitarios de sociología. Y lo sé porque me lo han dicho estudiantes de esta especialidad.

Como curiosidad y para acabar, os traigo un poco de información sobre las novelas tontas que nos descubre George Eliot. Sí, ya sé que no son consideradas de calidad, pero está bien ir a las fuentes y cotillear sanamente un poco. De hecho, son parte de la historia y se puede aprender mucho sobre la sociedad de la época sumergiéndose en los productos que consumían. Son documentos historiográficos.

> Laura Gay
Eliot incluye esta novela dentro del género Artimaña y confección.
No he encontrado información sobre la autora, pero he encontrado la novela en digital que podéis curiosear si hacéis click aquí.

> La vieja iglesia gris
En la clasificación de Eliot, esta novela es del género Toquilla blanca.
Su autora es Caroline Lucy Scott y firmaba sus obras como Lady Scott.
Os dejo información de la autora aquí. Y aquí podréis echar un vistazo a su novela The old grey church.

> Adonías, un relato de la diáspora judía
Clasificada por Eliot como género Antiguo Remozado
Su autora es Jane Margaret Strickland y os dejo información sobre ella aquí.
Su novela Adonijah: A Tale of the Jewish Dispersion aquí.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

Un libro que nos acerca el contexto literario femenino de mediados del siglo XIX a partir de la ejemplificación y el análisis de la producción y consumo literario del momento. Una narración elocuente y cínica que hace muy ágil y divertida su lectura. Además, invita a la reflexión pues muchas de sus exposiciones se pueden trasladar a la actualidad.

Más sobre la autora:

> Wikipedia: George Eliot
> The victorian web:  George Eliot (1819-1880)

Fuente de la imagen y de la lectura:
Eliot, George (2012). Las novelas tontas de ciertas damas novelistas. (Trad. y Prólogo Gabriela Bustelo) Madrid: Impedimenta.

lunes, 9 de mayo de 2016

Despertando la semana 2016 (19)



Tras unos días de concentración en asuntos varios, aquí estoy de vuelta.

La semana pasada empecé y acabé una de las Novelas Ejemplares de Cervantes El licenciado Vidriera y lo hice desde otra edición libre diferente a la que estaba recurriendo.

Veréis, estaba leyendo estas novelas de la edición Kindle e iba de mal en peor. Ahora una letra enorme, ahora una pequeñita, ahora un espacio sin sentido. Vaya que la maquetación dejaba mucho que desear y molestaba bastante la lectura. Pero he encontrado un edición que está muy bien. Se trata de la edición de Feedbooks de la Biblioteca Virtual de Miguel de Cervantes. Os dejo el link por si os interesa: Novelas Ejemplares.

Como sabréis muchos, estamos leyendo una novela ejemplar por mes. Así que si os animáis a leer alguna de las novelitas, que se leen en un momento, os esperamos en el grupo de Facebook "Los libros de Carmen y amigos" para comentarlas juntos. A la derecha del blog tenéis un banner por si queréis más información.

También terminé Alex de Pierre Lemaitre. Os aseguro que me ha dejado boquiabierta de principio a fin. Sin duda y puedo decir que estoy segura de esto, es el mejor thriller que he leído hasta el momento. Giros que uno no espera y un ritmo que está muy cuidado y sin altibajos para que el lector esté continuamente enganchado a sus páginas. Y un final genial. Si os gusta la novela policíaca, ésta os encantará.

Y esta semana me concentro en Rebecca de


nos vamos leyendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...