miércoles, 30 de septiembre de 2015

Trafalgar

 
Título Original: Trafalgar
Autor: Benito Pérez Galdós
Género: Novela
Temática: Novela histórica
Idioma Original: Español
Año Publicación: 1873

ARGUMENTO:

A la muerte de su madre, el joven Gabriel se queda huérfano y bajo el mismo techo que su violento tío. Es por ello que decide marchar de casa y alejarse de Cádiz.

El destino lo lleva a encontrarse con el guardia marina D. Alonso Gutiérrez de Cisniega y su esposa Doña Francisca quienes lo acogen en su hogar de Vejer de la Frontera.

La alianza con Francia exige que las tropas españolas se unan a las francesas bajo el mandato de almirante Villeneuve. Don Alonso y su amigo Marcial, un contramaestre con una pierna de palo, contagian el entusiasmo por la batalla a Gabriel. Los tres marchan a Cádiz para embarcarse como voluntarios. 

Pero no todo son batallas. El matrimonio Gutiérrez tiene una hija llamada Rosita de quién se enamora platónicamente Gabriel. Su joven prometido, Malespina, también participa en la guerra naval.

Para conocer sus destinos, deberéis viajar con ellos al centro de la batalla. 

MI LECTURA:

Leí hace mucho tiempo Misericordia de Benito Pérez Gladós y desde entonces deseaba repetir con otra novela suya. Las lecturas conjuntas que organizaron varios blogs (From Isi y Serendipia) me despertaron el gusanillo por conocer las aventuras de Gabriel, al mismo tiempo que probar la narración histórica de manos de Galdós. Todo prometía, pues la profesión de periodista de Benito, me presuponía su rigor en el tratamiento de la información y de la documentación para construir su novela.

Trafalgar nos traslada a la infancia y adolescencia de Gabriel Araceli quién nos cuenta en primera persona y desde la vejez, su vida y, lo más interesante, su contexto histórico.

El grueso de la historia de esta novela se encuentra en el año 1805. Los tratados de San Ildefonso (1796) y Aranjuez (1800) firmados entre España y Francia son el punto de unión de la alianza franco-española para luchar conjuntamente contra un enemigo común, Gran Bretaña.  La supuesta amenaza que sufre el Caribe francés por parte de Inglaterra es el motivo por el que Napoleón reclama la ayuda de España y la obligación de cumplir los compromisos acordados entre ambos países. España ha de contribuir económicamente y con su Armada en la batalla naval. El objetivo, acabar con la flota inglesa que está amenazando las posesiones territoriales en el Caribe francés. Como contrapartida, España podría recuperar Gibraltar.

Este contexto histórico nos lo acerca Galdós a través de los recuerdos de Gabriel, quién da voz a muchos de los implicados en el conflicto. Podemos conocer qué pensaban de sus gobernantes los voluntarios, las mujeres, las levas, los militares navales, etc. Y todo ello, expresado con sus propias palabras, ya que el escritor traslada el lenguaje de la calle a sus novelas para dar el máximo realismo. Así que gracias a Galdós conocemos el español vivo, es decir, el español oral del S. XIX.

Galdós utiliza un lenguaje bastante cercano y natural con un toque de humor. Pero en esta novela hay un especial uso del argot marinero, normal si vamos a acercarnos a hombres y mujeres de mar, pero a mí personalmente se me hacho algo pesado. Supongo que porque sigo confundiendo babor con estribor. También quiero destacar que su narración está muy desdramatizada. Nos habla de la guerra de una manera amable, sin entrar en detalles escabrosos y crueles. Durante la batalla sí se producen bajas y violencia, pero lo plantea sin recreaciones sanguinarias.

Los personajes de la novela son bastante planos y están muy bien caracterizados. Al que conocemos con más profundidad es a Gabriel quién nos transmite muchas veces sus pensamientos y su opinión sobre algunos temas generales a los que aporta su toque filosófico, y qué según mi forma de ver, lo respalda el epíritu del mismo Galdós.

Un ejemplo, Gabriel dice así:

"¡Cuánto desastre, Santo Dios, causado por las torpezas de un solo hombre!". Y aunque yo era entonces un chiquillo, recuerdo que pensé lo siguiente: "Un hombre tonto no es capaz de hacer en ningún momento de su vida los disparates que hacen a veces las naciones, dirigidas por centenares de hombres de talento".

Quiero destacar a un personaje, Don José María Malespina, porque ha sido el más curioso de toda la novela. Un mentiroso compulsivo que exagera los acontecimientos históricos de la época en los que presume haber estado presente. Al mismo tiempo, es una mente científica priviligiada que piensa ya en un buque de guerra a vapor. La máquina de vapor todavía no se había aplicado a la marina militar.

No sé el porqué, quizás hago conexiones muy raras, pero este personaje me ha recordado las novelas de Julio Verne, siempre muy imaginativo y con un paso por delante de la ciencia y la tecnología coetánea.

Grabado del Santísima Trinidad Fuente: Wikipedia
Lo interesante de la novela ha sido la manera con la que nos acerca el autor el ambiente que se respira en el contexto previo a la batalla y durante ésta. Me ha sorprendido muchísimo la manera de hacer la guerra y, sobre todo, el trato que dan los ingleses a los prisioneros españoles. Me chocó muchísimo una escena en la que Don Alonso le pregunta a un marino inglés que le explique lo sucedido en las filas inglesas, y ambos se lamentan de las pérdidas humanas de uno y otro lado. Me ha parecido increíble. Hoy en día la guerra no tiene en cuenta las vidas humanas, lo único que importa es arrasar y acabar con el enemigo sin tener en cuenta a quién te llevas por delante. No sé, he tenido dudas sobre si la Batalla de Trafalgar fue tal y como nos la cuenta Galdós, por este motivo, por la cordialidad con la que se comportan vencedores y vencidos, me ha sorprendido mucho. Y no sé si he captado bien la esencia del escritor pero creo que a él lo que le sorprende es que se llegue a esos extremos de enfrentamiento entre hombres y por ideales que tienen en común aunque con puntos de vista diferentes.

 Os dejo un ejemplo. Gabriel tras ver el trato de los ingleses a los apresados españoles dice:

"Con estos pensamientos, decía para mí: "¿Para qué son las guerras, Dios mío?¿Por qué estos hombres no han de ser amigos en todas las ocasiones de la vida como lo son en las de peligro? Esto que veo, ¿no prueba que todos los hombres son hermanos?"

Me ha parecido muy interesante las opiniones de los protagonistas de la novela. Ahora sé que Godoy no era muy querido por el pueblo. También, el porqué se perdió la Batalla de Trafalgar, según los coetáneos de la época. Y es que el almirante Villanueve no tenía mucha experiencia en la batalla y la gestionó muy mal. Se insinúa que benefició a la flota francesa poniendo en peligro a la flota española. Por cierto y a modo de curiosidad, entre los navíos españoles destaca un coloso que tenía el mote de "El Escorial de los mares" y que podría ser como el Titanic militar del siglo XIX, me refiero al Santísima Trinidad, el navío más grande de la época.

Os dejo un extracto en el que Don Alonso nos transmite la opinión de un familiar suyo y que piensa como él:

"Esta alianza con Francia, y el maldito tratado de San Idefonso, que por la astucia de Bonaparte y la debilidad de Godoy se ha convertido en tratado de subsidios, serán nuestra ruina, serán la ruina de nuestra escuadra, si Dios no lo remedia, y, por tanto, la ruina de nuestras colonias y del comercio español en América. Pero, a pesar de todo, es preciso seguir adelante."

Es también curioso observar el diferente ánimo frente a la batalla entre los voluntarios y las levas. El entusiasmo de los dos ex marineros, Marcial y Alonso, choca con el conformismo y desánimo de las levas. Para ellos, esta batalla es culpa de Godoy y de los franceses. Pero bueno, ya no voy a contaros más al respecto, mejor que os lo cuente Galdós que lo explica con mucha más gracia que yo.

Podría decir muchísimas más cosas de Trafalgar. Y es que ahora, repasando mis marcadores de la novela, me doy cuenta que ha sido una gran lectura y que evoca mucho más de lo que me pareció recién acabada. Aún así, creo que para haber sido redonda del todo, le falta más aventura. Quizás soy muy exigente. Ya me diréis los que la habéis leído y los que lo hagáis en el futuro.

Quiero destacar la edición gratuita de Kindle Amazon que es la que he leído. Si la comparo con otras ediciones gratuitas de la misma plataforma, he de resaltar que Trafalgar de Galdós está bastante bien editada. Está ausente de errores tipográficos que despistan la lectura y que me he encontrado en otras ediciones gratuitas como en Le mystère de la chambre jaune de Gastón Leroux.

Sobre el autor y, como he hecho en otras ocasiones, os dejo un enlace abajo para que descubráis más cosas de este gran escritor.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

Es un lujo que un escritor como Galdós nos cuente la historia y de la manera tan amena que lo hace. Una forma entretenida de conocer nuestro pasado y, sobretodo, a sus gentes.

Más sobre el autor:
Wikipedia: Benito Pérez Galdós

Fuente de la imagen y de la lectura:
Pérez Galdós, Benito. Trafalgar. [Libro en línea] Edición: Amazon Media EU S.à r.l. (30 de marzo de 2011). ASIN e-book B004UIUECM


Retos en los que incluyo esta lectura:

lunes, 28 de septiembre de 2015

Despertando la semana 2015 (40)


Me volvió a alcanzar el lunes sin haber hecho todo lo que pretendía hacer, creo que he de ser más realista con mi planificación, pero bueno aquí estamos.

Esta semana pretendo acabar El chino de Henning Mankel. La historia en general está siendo entretenida, aunque ha habido partes que se me han hecho algo lentas, pero luego han vuelto a repuntar. Espero que el final sea interesante. De momento seguimos comentando esta lectura los miembros de Todos somos Alianza en Twitter con el hashtag #Elchinolalia.

Y esta semana espero empezar un libro que me apetece muchísimo. Bueno he de confesar que en realidad ya he leído unas paginillas. Os hablo de la novela El regreso del catón de Matilde Asensi. 

Unos cuantos bloguers hemos tenido la oportunidad de participar en el evento de Twitter que ha organizado Planeta con el hashtag #MaratónElregresodelCatón. Así que en un par de días me voy a la aventura con Ottavia y Farag, los protagonistas de El último catón.

Y para acabar os dejo algunos sorteos que hay por la red.


SORTEOS

El blog Pero que locura de libros sortea 3 ejemplares de El castillo de Luis Zueco. Tenéis tiempo para participar hasta el 30 de Septiembre, así que daros prisa. Os dejo aquí el link.


 
El blog Un lector indiscreto sortea un ejemplar de Interregno de José Vicente Pascual. Hay tiempo para inscribirse hasta el 30 de septiembre, así que también os debéis dar prisa con éste. Os dejo aquí el link.


Espero tengáis muy buena semana y nos vamos leyendo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Despertando la semana 2015 (39)


El fin de semana pasado terminé Trafalgar de Benito Pérez Galdós y, aunque lo he disfrutado mucho, no me ha gustado tanto como su novela Misericordia de la que tengo muy buen recuerdo. La parte que he encontrado más interesante ha sido el punto de vista histórico, es decir, que nos explique la batalla de Trafalgar desde el interior de la misma. Pero bueno ya os contaré más detalles en la reseña que próximamente publicaré.

El domingo empecé a leer El último judío de Noah Gordon y he decir que lo poco que llevo leído me ha encantado. La historia tiene mucho gancho desde el principio.

Y hoy, he empezado El chino de Henning Mankel y, vaya, desde el principio ha sido muy fuerte. La estamos leyendo de manera simultánea los miembros de la "secta" Todos somos alianza y la estamos comentando en Twitter con el hashtag #Elchinolalia, así que si queréis leer nuestras impresiones sólo tenéis que pasaros por Twitter.

Y para acabar este despertar de la semana, os dejo algunos sorteos que hay por la blogosfera y espero que os gusten.

SORTEOS

Los blogs Leyendo en el bus y El búho entre libros sortean 1 pack de 2 novelas El murciélago y Cucarachas del escritor Jo Nesbo. Os dejo el link aquí con las bases. Podéis participar hasta el 27 de septiembre.

El blog Entre mis libros y yo celebra su tercer aniversario con estupendo sorteo de 4 novelas con muy buena pinta. Os dejo aquí las bases. Tenéis tiempo para apuntaros hasta el 2 de octubre.


El blog La página 17 sortea un ejemplar de Las flores de la guerra de Geling Yan. Aquí el link con las bases. Podéis participar hasta el día 28 de septiembre.


El blog Los libros al sol celebra su primer aniversario y lo celebra con un gran sorteo. Hay tiempo para apuntarse hasta el 18 de Octubre. Aquí las bases.

Muy buena semana y nos vamos leyendo.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Stupeur et tremblements - Estupor y temblores

Título Original: Stupeur et tremblements
Autor: Amélie Nothomb
Género: Novela
Temática: Ficción contemporánea, autobiográfica
Idioma Original: Francés
Año Publicación: 1999

ARGUMENTO:

Amélie empieza a trabajar en Yumimoto, una multinacional japonesa. La joven belga se encuentra con una empresa fuertemente jerarquizada y burocratizada y una cultura empresarial muy diferente a la europea. Desde el primer día, tiene dificultades laborales que se acrecientan por su condición de mujer y occidental. El choque cultural llega a extremos cuya absurdidad roza la crueldad psicológica al mismo tiempo que hace sonreír al lector.

MI LECTURA:

Amélie Nothomb nos narra su primera experiencia laboral dentro de la empresa Yumimoto. En la multinacional descubre la cultura empresarial japonesa caracterizada por la rigidez jerárquica y unos códigos de conducta empresariales muy inflexibles y tremendamente influenciados por la cultura japonesa.

Las situaciones laborales que describe la autora a modo de autobiografía pueden parecer, desde la visión occidental, tremendamente absurdas. Amélie las acepta e intenta integrarlas en su condición de empleada para poder encajar en la empresa y hacer su trabajo lo mejor posible, pero ser la última en la jerarquía y encima mujer, no le pone las cosas fáciles. Pese a esto, la autora intenta actuar desde su conocimiento de la cultura del país nipón y aceptar con entereza las tareas más absurdas y repetitivas que le encomiendan. Hemos de tener presente que Amélie vivió gran parte de su infancia en Japón y conoce bastante bien el país y sus costumbres.

Su superior inmediato en Yumimoto es una mujer japonesa que se hace cargo de ella, Fubuki Mori. A partir de aquí, la autora nos presenta el papel de la mujer del Japón en el mundo laboral y la presión cultural que sufren muchas de ellas.

La autora admira a Fubuki e intenta acercarse a ella, pero ésta ve en Amélie un problema que podría afectar su futuro en Yumimoto y la intenta tener lo más lejos posible. Lo chocante e injusto por parte de Fubuki es que descarga en Amélie, la humillación y el trato que ella misma recibe, convirtiéndose, tal vez sin darse cuenta, en parte activa de la cultura empresarial machista de Yumimoto.

La escritora en esta novela realza su admiración por la mujer japonesa que lucha y resiste por conseguir y mantener sus derechos y se levanta una y otra vez, sin miedo al fracaso, y en su esfuerzo por ello, no considera perdido su honor. Muchos hombres japoneses se suicidan por creer haber fracasado laboralmente y con ello perdido el honor. Y es que el honor es un valor muy preciado en la cultura japonesa.

Uno se da cuenta que la novela, pese a su exposición de situaciones rocambolescas y absurdas, casi todas debidas al choque cultural que roza la ridiculez nipona a los ojos de los occidentales, es un homenaje y un reconocimiento a la mujer japonesa, que en palabras de la autora, lucha contra los ideales femeninos que les inculcan desde pequeñas y que son psicológicamente y socialmente crueles, tales como: "Si a los veinticinco años no estás casada, tu tendrás buenas razones para tener vergüenza.", "si ríes no serás distinguida", "si tu cara muestra un sentimiento, tu eres vulgar"(...) (Mi traducción libre de página 93)

La novela está escrita en primera persona y con una prosa sin complicaciones, directa y sencilla. La autora nos acerca con naturalidad las situaciones que vive. Esta sencillez en la narración incrementa la absurdidad de las escenas laborales a las que se enfrenta la protagonista. Las vivencias que describe la autora las hace a manera de exposición, sin expresar sus ideas, lo que acentúa la normalidad con la que presenta la escena. Pero cuando se trata de Fubuki, la autora se implica y expone con libertad su pensamiento. Así que Amélie nos presenta la cultura empresarial japonesa tal y como es, sin ofrecer juicios de valor por su parte, pero en cuanto se trata del papel de la mujer dentro de la empresa y ve el sufrimiento de Fubuki, su imparcialidad cultural se desvanece y rompe una lanza en favor de la mujer japonesa.

Estupor y temblores es en definitiva una novela divertida y cínica, al mismo tiempo que reivindicativa.

Como curiosidad, el título de la novela se debe a la condición divina del emperador japonés, que hasta 1946 era considerado como un Dios y, como divinidad que era, exigía que en su presencia sus fieles y súbditos, le respetaran y admiraran con "estupor y temblores". En cierta manera, es la forma que tiene la autora de mostrar al lector que las situaciones laborales que experimentó en la empresa Yumimoto son producto de un concepto social arcaico llevado a la cultura empresarial nipona.

Con esta novela Amélie Nothomb obtuvo en 1999 el Premio de Novela de la Academia Francesa.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

Es una novela que nos acerca una cultura muy diferente a la occidental y nos realza el papel de las mujeres japonesas en el mundo laboral. Todo ello, desde una perspectiva inocente de observador, pero al mismo tiempo crítico con la cultura empresarial japonesa, muy influenciada por sus costumbres y creencias que siguen ancladas en una sociedad hermética y poco predispuesta al cambio.

Más sobre el autor: 

Fuente de la imagen y de la lectura:
Nothomb, Amélie (2013). Stupeur et tremblements. Paris: Éditions Albin Michel.

Edición en castellano:
Nonthomb, Amélie. Estupor y temblores. Barcelona: Editorial Anagrama

Edición en catalán:
Nothomb, Amélie Estupor i tremolors. Barcelona: Editorial Empúries (Grup62)

Retos en los que incluyo esta lectura:

lunes, 14 de septiembre de 2015

Despertando la semana 2015 (38)

¡Feliz lunes! A ver si con energía y buen humor se nos hace menos cuesta arriba.

La semana pasada tenía pensado reseñar y publicar mis impresiones de Estupor y temblores de Amélie Nothomb, pero no me ha dado tiempo acabar la reseña, así que la publicaré esta semana. Y os preguntaréis qué he estado haciendo en mi tiempo libre. Pues una sorpresita para  tod@s los que participáis en el homenaje a los 150 años de la primera edición de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas. Os dejo un adelanto. Una fotillo de un marcapáginas conmemorativo que he diseñado yo misma y que espero os guste. Será un premio para los participantes. Ya explicaré el cómo, más adelante.

Y esta semana sigo con Trafalgar de Benito Pérez Galdós. Estamos a punto de embarcarnos en el Santísima Trinidad, el navío más grande de la época.

Os voy a dejar un extracto de la novela que me ha hecho gracia. Os pongo en antecedentes. Esta frase la dice Galdós en boca de Gabriel cuando era un muchacho, en 1805 y dice así: "Pero la moda era entonces tan tirana como ahora, y aun en aquel tiempo imponía de un modo apremiante sus enfadosas ridiculeces" ¿No os parece una frase de lo más actual? Es, también, un ejemplo de que a pesar de los años, hay cosas que no cambian. Y también quiero mostrar con esta pequeña pieza que no hay que tener miedo a los clásicos porque a pesar que nos separen muchos años desde su primera edición, siguen siendo actuales. Ánimos y a por ellos.

Y bueno, para acabar de despertar la semana, os adelanto que participaré en la lectura simultánea que han organizado las directoras de Somos Alianza y que empezaremos a leer el día 21. Se trata de la novela El chino de Henning Mankell. Y también la comentaremos en Twitter con el hashtag #Elchinolalia.  Me encanta compartir impresiones de novelas policíacas y negras con otros lectores. Si os queréis apuntar tenéis que ir al blog de Teresa (Leyendo en el bus), el link aquí.

Espero que paséis muy buena semana y nos vamos leyendo.

martes, 8 de septiembre de 2015

Despertando la semana 2015 (37)



Ayer acabé Los ojos de Aníbal de Albert Salvadó y ya os adelanto que me ha encantado. Una historia de intrigas romanas, con personajes históricos y ficticios y una trama muy sólida. Próximamente haré la reseña y os daré más detalles, aunque ya os avanzo que si os gusta la novela histórica, os gustará ésta seguro.

Hoy he empezado Trafalgar de Benito Pérez Galdós, una lectura que inicio con muchísimas ganas. Hace tiempo, leí Misericordia y me encantó, así que tengo muchas expectativas con esta nueva lectura.

Y esta semana tengo pensado reseñar Estupor y temblores (Stupeur et tremblements) de Amélie Nothomb. Una de las novelas biográficas de la autora con la que me divertí mucho.

Y esto es todo amig@s.

Pasad muy buena semana y nos vamos leyendo.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Yo también fui Jack el Destripador

 
Título Original: Yo también fui Jack el Destripador
Autor: Fernando García Calderón
Género: Novela
Temática: Policíaca, novela negra, thriller
Idioma Original: Castellano
Año Publicación: 2015

ARGUMENTO:

¿Quién no conoce o no ha oído hablar de Jack el Destripador, el asesino más famoso de Europa y una leyenda en el mundo de la criminología y del imaginario colectivo occidental?, ¿Y quién no ha querido descubrir su identidad?. Muchas teorías han girado alrededor de la leyenda y muchas las personas célebres y no célebres que han sido señaladas como sospechosas. Pero, ¿Te imaginas que en tu círculo de amigos o conocidos hubiese estado escondido el asesino más macabro que se recuerda?, ¿Y si hubieses estado trabajando cerca de la investigación policial observando como se os escapaba de las manos, sin poder hacer nada? Y si de repente, un buen día, ya retirado, recibes de un desconocido una carta de tu amigo y admirado Lewis Carroll que de su puño y letra confiesa ser Jack el Destripador.  ¿Cómo te quedarías? Pues eso le pasa a nuestro protagonista, el octogenario John Riordan, quien se adentrará en sus recuerdos y en el misterio que envuelve la carta, para destapar al o a los asesinos.

MI LECTURA:

Yo también fui Jack el destripador nos adentra en el misterio que envuelve la identidad real de Jack el Destripador. La historia comienza con una carta confesional de Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson) en la que afirma ser Jack el Destripador. John Riordan, receptor de dicha carta y protagonista de la novela, no puede creer que su amigo, ahora fallecido, sea el asesino. Así que a sus ochenta y tantos años, inicia una investigación para descubrir las intenciones del remitente de la carta e intentar descubrir la verdad sobre los asesinatos que atemorizaron el barrio londinense de Whitechapel en 1888.

A partir de aquí, la novela inicia una doble línea temporal. Una en el presente del narrador 1946 y otra en el pasado de éste, centrándose en la investigación policial de los crímenes de Jack el Destripador en la que colaboró. Ambas líneas se van combinando a lo largo de la novela. Quizás la que marca el ritmo de la novela es la del presente del narrador que avanza la investigación a modo de thriller policial.

Toda la novela está narrada en primera persona y el narrador es el propio ex forense John Riordan. Lo interesante y que da un toque diferente a su narración es la manera intimista en la que cuenta la historia. La novela está realizada como si fuera un libro de memorias. La narración a veces es interrumpida por John para dirigirse directamente al lector. Cosa que contribuye a crear una complicidad entre el protagonista y el lector. A veces parece que John comparta sus experiencias más intimas como si el lector fuera un amigo de confianza y crea ese un ambiente íntimo que me ha encantado.

Dejo aquí unos ejemplos ilustrativos:

"¿Sabe lo que es el láudano? Mejor que no lo sepa. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el láudano era el remedio para los dolores de grandes y pequeños, fuese cual fuese su origen e importancia" (Pág. 129)

"He de confesarle que, tras tantas lluvias, la noche del 12 al 13 de octubre de 1946 las vidas y los pecados de Mary la Negra -apodo que jamás entendí, pero que quizá se debía a los cambios de color en la piel que lograba mediante ungüentos exóticos- me importaban un bledo." (Pág. 298)

Las dos líneas temporales narran historias diferentes que se complementan a medida que el lector va relacionando una con otra. La situada en 1946 se centra en la búsqueda del autor o autores que han sacado a la luz una confesión de alguien que no se puede defender y amenazan con revelar secretos del Club Diógenes. Un club elitista que reunía personalidades del conocimiento y la cultura de finales de siglo S. XIX. Tal y como nos comenta el autor, estos clubs proliferaron muchísimo en la época Victoriana y Post Victoriana.

El Club Diógenes, al que perteneció John, es el nexo de unión del presente y pasado de la trama. A través de éste descubriremos muchos detalles del ambiente cultural que rodea al narrador en el año clave de la historia, 1888. Como curiosidad, deciros que el Club Diógenes nunca existió más que en los libros de Arthur Conan Doyle, creador del investigador más elemental de la historia de la literatura, Sherlock Holmes. ¿Quizás un reconocimiento a Doyle? No sé, pero si os puedo decir que Doyle aparece en la novela como un personaje más. Me encantan estos detalles. A esto hay que sumarle Los Irregulares de Baker Street que también pertenecen al mundo de Holmes. Con todo esto, uno puede decir que el universo de Doyle tiene peso dentro de esta novela.

Otras personalidades de la cultura de la época en que sucedieron los asesinatos de Whitechapel y tuvieron relación con el Club Diógenes son Walter Richard Sickert, pintor impresionista cuyos cuadros personalmente me dan repelús y los escritores HG Wells y Oscar Wilde.

Fernando García Calderón se ha centrado en la teoría que apunta a Lewis Carroll como autor de los asesinatos de Whitechapel. Han sido muchas las teorías y los sospechosos, pero a día de hoy el caso sigue sin resolverse. El matemático y creador de Alicia y sus aventuras fue un hombre introvertido y extravagante, cuya afición por la fotografía le trajo más de un dolor de cabeza. Su obsesión por retratar niñas hizo crecer el rumor sobre sus posibles tendencias pedófilas. Y todo apunta a que fue esta la razón por la que la abandonó sin más en 1880. Muchas de sus creaciones desaparecieron.

El escritor focaliza la historia en  Lewis Carroll y sobre todo en su obra Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas cuya primera edición vio la luz en 1865. De una manera fabulosa García Calderón desmiga esta obra enigmática y la integra en la trama de los asesinatos de Jack y en la investigación del protagonista. ¿Puede haber en el relato de Lewis paralelismos con los asesinatos de Whitechapel? Puede ser o puede que no. Tendréis que leer la novela para saberlo. Ya os digo que es muy interesante la construcción al respecto que hace el autor de Yo también fui Jack el Destripador. Una combinación absoluta de realidad y ficción.

Volviendo al año 1888, el protagonista nos irá acercando cronológicamente y de manera detallada los descubrimientos de los asesinatos. Conoceremos parte de la vida de las mujeres asesinadas (Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly). Y, a través de ellas y de la investigación policial, el autor nos describirá perfectamente el contexto social de la época. Seremos testigos de como va creciendo el malestar social y también de las guerras internas de la policía metropolitana. Casi todos los personajes de la policía que nos presenta el autor son reales. Entre ellos encontramos a Charles Warren, ejemplo de la vieja policía metropolitana y a James Monro con el que Warren, según dicen, se llevaba a matar. Estamos en una época de crisis donde se requiere un cambio institucional y social. La población que vive bajo mínimos es más del doble que la pudiente. Y el clasismo victoriano incrementa los problemas sociales.

Una de las teorías que nos plantea el autor de la novela es la posibilidad que Jack el Destripador tuviera como finalidad llamar la atención de la situación de desprotección en la que vivían miles de personas, sobre todo mujeres y niños,  afinados en barrios marginales y abocados a vivir del robo y la prostitución. En esta parte me he imaginado el mismo ambiente que describe Charles Dickens en su novela Oliver Twist. Otra teoría de la que también se ha hablado, es de la finalidad de algunos inversores de revalorizar la zona marginal de Londres para especular con la construcción. Suena a muy de ahora ¿Verdad?.

Definir la novela en un genero determinado es difícil, pero  creo que es acertado en clasificarla de policíaca y novela negra. El autor da muchos detalles documentados de los asesinatos de la época: partes médicos, declaraciones policiales, cartas, etc. Todo documentación real que da mucho valor a la novela y mucho realismo a la historia de ficción que nos narra.

Uno de los aspectos que destaca la novela es la importancia y el peso que tiene la prensa y la opinión pública en la sociedad de finales del S. XIX. Ésta influyó en las decisiones políticas que llevaron a la reforma del cuerpo policial.

Sobre los personajes de la novela, veremos como John se relaciona con personajes reales y ficticios de manera natural, integrándose perfectamente y cohesionando la historia.

Hay que admirar el trabajo que ha realizado el autor, pues es tan enorme la información que aporta en la novela que puedo imaginarme su despacho rebosando de papeles y de documentación sobre el caso de Jack el Destripador y sus circunstancias políticas, sociales, culturales y económicas.

Creo que esta novela descubre y acerca una cantidad de detalles reales del caso y elabora una teoría tan sólida y una trama tan creíble que todos aquellos que tengan inquietud o curiosidad por el asesino más famoso del mundo, no deben dejar pasar. El autor, al final de la novela, nos comenta una web llamada Casebook: Jack the Ripper, donde un grupo de personas interesadas en el caso de Jack el Destripador, han recopilado y clasificado una enorme cantidad de documentación de hemeroteca y policial de la época que podríamos clasificar como documentación historiográfica.  Sólo por echar un vistazo a las noticias de algunos diarios de 1.888 ya vale la pena visitarla. Os dejaré abajo el link.

Me ha costado muchísimo elaborar esta reseña. De hecho, la he hecho y deshecho varias veces. Y seguro que me dejo cosas en el tintero. Ya sólo por la descripción del contexto revolucionario del mundo de la ciencia y tecnología en el que se desarrolla la novela, vale la pena la lectura. Por ejemplo, se nos acerca la fascinación por la hipnosis que es un punto común en muchos autores de finales S. XIX y principios del S. XX. Recientemente he leído El misterio del cuarto amarillo de Gastón Leroux y El Horla de Guy de Maupassant y ambos libros revelan  la fascinación de sus autores por la hipnosis, incluso el protagonista de El Horla hace una sesión de mesmerismo como nuestro protagonista John Riordan.

Sobre Fernando García Calderón os comentaré que es escritor e ingeniero de caminos y que está es su novena novela. Entre sus obras hay dos que fueron galardonadas:  El vuelo de los halcones en la noche (Premio Félix Urabayen 1998) y El hombre más perseguido (Premio Ateneo-Ciudad de Valladolid 1999). Os dejo abajo su página oficial por si queréis echarle un vistazo. También os dejo la entrevista que le hizo Marisa del blog  Books & Companies y que está muy bien.

Desde aquí le doy las gracias a Fernando García Calderón por enviarme un ejemplar de Yo también fui Jack el Destripador. ¡Muchas gracias!

Ahora sólo queda que os animéis a leer la novela para conocer todos los detalles de la investigación y la teoría que nos propone el autor, ¿Quién se esconde detrás de Jack el Destripador?¿Qué intereses hay para que después de 60 años de los hechos se acusen a miembros del Club Diógenes?


En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

El autor combina realidad y ficción de manera magistral, elaborando toda una teoría sobre la identidad de Jack el Destripador en forma de novela negra, muy bien ambientada en el contexto del final de la Época Victoriana. Una novela muy trabajada y con mucha información sobre el caso real que se acopla perfectamente a una hipótesis ficticia. Todo ello, con una prosa muy cuidada y un narrador muy particular.

García Calderón, Fernando (2015). Yo también fui Jack el Destripador. A Coruña: Ediciones del viento, S.L.


Retos en los que incluyo esta lectura:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...