miércoles, 8 de julio de 2015

Les combustibles

Título Original: Les combustibles
Autor: Amélie Nothomb
Género: Teatro
Temática: Distopía
Idioma Original: Francés
Año Publicación: 1994

ARGUMENTO:

En un mundo en guerra, un profesor universitario de literatura, su ayudante, Daniel, y la novia del ayudante, Marina, tendrán que convivir juntos y luchar contra las vicisitudes de la escasez y la llegada del frío invierno.

La estación promete ser dura y la falta de combustibles les lleva a tomar una decisión, calentarse y vivir o conservar los libros de la biblioteca del profesor y morir de frío.

MI LECTURA:

Esta lectura la escogí por varios motivos, entre ellos que la podía leer en francés y así practicar la lengua, y porque además, la podía incluir dentro del mes temático de Laky de Libros que hay que leer, y como veis no la he reseñado cuando correspondía en el mes de mayo, pero no pasa nada. El caso es que no había leído nada de Amélie Nothomb y tenía mucha curiosidad.

A través de un lenguaje sencillo y directo y con un humor muy particular Les combustibles plantea de forma muy ágil un tema complejo como la clasificación entre la mala y la buena literatura.

Y, ¿cómo? Pues a través de unos personajes muy particulares y unos diálogos vivaces.

Nos encontramos con el Profesor que imparte clases en la universidad y crítica autores populares frente a los clásicos de la literatura cuyas obras obliga y anima a leer a sus alumnos. Pero en casa disfruta con los libros populares que destruye críticamente en clase. Su actitud será contradictoria, pero en el fondo tiene su lógica. Él mismo nos explica el porqué diciendo: "Hay una razón: para un maestro es tan duro tener un poco de credibilidad ante los ojos de sus alumnos. Una confesión como ésta me la haría perder". Interesante ¿Verdad? Pues a ver qué os parece esto otro, dice el profesor: "¡Educar a un lector! ¿Cómo se educa a un lector? Tú no eres lo bastante joven para proferir semejantes tonterías. Las personas son las mismas en la literatura que en la vida: egoístas, ávidas de placer e ineducables. No incumbe al escritor lamentarse de sus lectores, pero los toma tal y como son. Si se imagina que los podrá cambiar -si puede todavía, a pesar de la guerra, si se imagina una cosa semejante-, eh, pues bien, es él quién es un romántico imbécil, y no yo que amo leer a Blatek."

Por otro lado, está Daniel el asistente del Profesor. Un joven enamorado de la gran literatura que la admira y la idealiza de tal manera que desecha toda obra literaria que no sea profunda y aporte algo más que entretenimiento. Daniel dice en una de sus intervenciones "Uno lee para descubrir una visión del mundo". Y en otra ocasión añade "Un libro, es un detonador que hace reaccionar a la gente". Ni qué decir tiene que ambas afirmaciones me encantan.

El tercer personaje de la obra es Marina, es la más terrenal de los tres. Se deja llevar por sus instintos y deja a un lado el razonamiento y la literatura para satisfacer su necesidad principal, combatir el frío.

A partir de las conversaciones de estos tres personajes y dentro de un único escenario, el salón del Profesor, seremos testigos de sus discusiones y de la fogata literaria que con el transcurso de los días se va alimentando más y más de libros.

Supongo que en este punto estaréis esperando conocer las obras y los autores que lleva Nothomb a la hoguera, pues bien desde el bestseller favorito del profesor Le Bal de l’Observatoire de Blatek hasta obras maestras como L’Honneur de l’horreur de Kleinbettingen, Combats éternels de Sterpenich e incluso las novelas del escritor Fostoli de cuya obra fue objeto la tesi del Profesor. ¿No las conocéis? Normal, porque todas ellas son fruto de la imaginación de Amélie Nothomb. Tampoco penséis que lo que os acabo de descubrir es un spolier porque nada os he dicho de lo que les pasa a los protagonistas y podéis estar tranquilos porque eso no lo pienso desvelar.

A lo largo de la obra de teatro, nos encontramos con dos conceptos contrapuestos que son el frío y el calor. Para mí en esta obra el frío representa el vacío, la irracionalidad que paraliza las mentes y deja al ser humano simplemente con sus instintos. Y el calor es la hoguera, la pasión, las ideas y los libros, unos combustibles para nuestra mente que nos hacen más humanos y libres, o eso quiero pensar.

Una curiosidad que quiero comentar de la novela es sobre su contexto e hilo argumental, un mundo en guerra donde hay dos bandos, el de los bárbaros que acaban con todo lo que encuentran y el del mundo civilizado que intenta sobrevivir como puede. Pues bien, en uno de los post de Despertando la semana, Mara JSS del blog Déjame leer en paz, me comentó que se parecía al libro de Bradbury Farenheit 451, pues aquí os dejo un ejemplo del humor de Amélie Nothomb que pone en boca del Profesor al principio del tercer acto, aunque quizás no se entienda muy bien si no se han leído los actos anteriores, creo que sí deja vislumbrar la idea de la escritora:

"EL PROFESOR: ¿Desde cuándo obedeces mis órdenes?
DANIEL: Desde que las encuentro sensatas.
EL PROFESOR: Si no fueran órdenes sensatas serían un plagio. En Farenheit 451, la gente aprende los libros de memoria porque el gobierno destruirá todo lo que hay escrito. Es bueno, pero es insano: ¿Cómo quieres aprender Kleinbettingen de memoria?"

Sobre la autora belga, os dejo información más abajo. Y sobre las citas, las he traducido lo mejor que he podido, porque no soy traductora, pero creo son importantes y dan una idea de lo que podéis encontrar en la obra. La pena es que no esté traducida ni editada en castellano, cosa que me confirmó Ana del blog Lo que leo lo cuento. Ni tampoco en catalán. Espero se anime alguna editorial a hacerlo.

En 1994, el músico Daniel Schell, adaptó Les combustibles a la ópera. Y ha sido llevada a escena en varias ocasiones; en 2008 por el actor y director de teatro, Stéphane Cottin y en 2009 por el director Joël Lefrançois.

Creo que Les combustibles de Amélie Nothomb plantea un montón de cuestiones interesantes que giran alrededor de la literatura y su relación con el hombre. La escritura marcó un antes y un después en la vida del ser humano, gracias a ella podemos tener memoria escrita, aunque a veces la ignoramos. En esta obra encontraremos una reflexión, más personal que se puede resumir en una pregunta fundamental ¿Qué aporta la literatura al hombre?

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

Una obra de teatro llena de diálogos muy directos y con un humor peculiar. Unos personajes bien construidos cuya interacción despiertan aspectos interesantes sobre la relación entre la literatura y el hombre. Una obra ágil y llena de ingenio.

Más sobre la autora:
Fuente de la imagen y de la lectura:
Nothomb, Amélie (2007). Les combustibles. Paris: Éditions Albin Michel.

Retos en los que incluyo esta lectura:

9 comentarios:

  1. Parece curiosa pero preferiría verla en escena.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esta autora, aunque este libro no estoy muy segura con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No tengo ni idea de francés, así que leerla en ese idioma está descartado. Hace mucho que no leo teatro y las distopías no me llaman. Esta vez no me la llevo, pero gracias por traerla. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de leer algo de esta autora pero este es un libro que no me atrae demasiado para empezar con ella
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Me iba enamorando de la obra a medida que leía tu reseña hasta que has dicho que no está traducida, me has matado ya que el francés no es mi fuerte.
    Ojalá la traduzcan porque tiene una pinta increíble.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. En estos momentos no me veo leyendo esta historia. La dejo pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No estoy segura de si está traducida esta novela de Nothomb, una autora que me encanta, especialmente en sus diarios autobiográficos, aunque he tenido que descansar de leerla porque me acababa pareciendo repetitiva. Con los libros no autobiográficos disfruto menos, pero aprecio mucho su peculiar estilo, sus estrambóticas historias y la forma de contar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sólo he leído "Ni de Eva ni de Adán", que me gustó (aunque ella, Amélie, me pareció una pedante). Tengo por casa otro de sus libros (no recuerdo el título), a ver si lo rescato pronto.

    bsos!

    ResponderEliminar
  9. No suelo leer teatro, no me gusta >.<
    Por eso la dejo pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...