viernes, 20 de enero de 2017

Conociendo a George Eliot (1819 - 1880)

Hoy vengo a presentaros a George Eliot. Su vida y su obra serán el centro de esta entrada que marca el punto de partida de un viaje literario que promete ser muy interesante, y del que me pienso hacer eco en este blog como parte del proyecto Adopta una autora.

He creído conveniente empezar con una entrada general sobre la vida y la obra de George Eliot para presentar a la escritora y a la mujer. A partir de aquí, este blog iniciará una inmersión en el mundo de la autora, su contexto histórico, su vida personal, sus ideas sobre moral, sociedad, religión, literatura, sus círculos intelectuales, su obra, y muchas cosas más sobre ella serán desgranadas en El despertar de un libro.
 
Griff House, casa natal de George Eliot.
Fuente: Impressions of Theophatus Such, essays and poems Archive.org
Y ahora vayamos a 1819 a Nuaneaton, una ciudad inglesa del condado de Warwickshire, concretamente al 22 de noviembre. Ese día vino al mundo Mary Anne Evans en el seno de una familia anglicana formada por seis miembros: sus padres, Robert Evans y Christiana Evans; sus hermanos Chrissey e Isaac y sus hermanastros Robert y Fanny. El Sr. Evans era el administrador del Arbury Hall Estate en Warwickshire propiedad de la familia Newdigate.

Pronto su padre se dio cuenta que su hija tendría dificultades para encontrar marido, pues no era muy agraciada físicamente. Hemos de recordar que nos encontramos en la Inglaterra del siglo XIX en una sociedad marcadamente patriarcal y donde el destino de la mujer es el matrimonio y los hijos siempre bajo la tutela del marido o de la figura paterna más directa.

Mary Anne no era guapa, pero destacaba por su gran inteligencia, cosa que al Sr. Evans no le pasó por alto y quiso alimentar el potencial de su hija invirtiendo en su educación. Así que Mary Anne tuvo la suerte excepcional de tener estudios. En aquella época y según datos de la Wikipedia, en 1828 sólo dos de cada catorce británicos habían acudido en alguna ocasión al colegio y eso no quiere decir que esos dos que habían acudido lo hicieran asiduamente, puede que únicamente lo hubieran hecho una semana en toda su vida. En consecuencia, la población británica tenía unos altos índices de analfabetismo. Hay que añadir que la escuela sólo se la podían permitir unos pocos y que la educación gratuita no se instauró hasta 1891, sólo para los menores de 10 años. También hay que comentar que los estudios estaban reservados  a los hombres, muy pocas mujeres tenían acceso al colegio, pues se consideraba que su futuro no dependía de su formación, sino de encontrar un buen marido. Y casi ninguna recibía estudios superiores. Las universidades estaban reservadas para el sexo masculino.

El Sr. Evans era políticamente y socialmente conservador, pero no era muy religioso, así que abogó para que su hija tuviera una buena educación independientemente del conformismo religioso de las escuelas donde estudiaba.

Así que Mary Anne con 5 años fue a la Escuela de Latham en Attleborough junto a su hermana Chrissey, a los 9  fue a la Escuela de Mrs. Wallington en Nuneaton, una escuela cuya corriente religiosa predominante era la evangélica, y a los 13 años ingresó en la Escuela Franklin en Conventry, un convento bautista cuya corriente religiosa es muy diferente a la evangélica, por no decir contraria. En este último centro aprenderá francés y descubrirá a Pascal.

Su paso por estas diferentes escuelas es muy importante en la formación de Mary Anne, pues a través de ellas, conocerá diferentes maneras de vivir e interpretar el sentimiento cristiano, cosa que la llevará a sentir curiosidad, a tener dudas y a hacerse preguntas sobre ética y moral religiosa, aspectos muy importantes en su vida y en su creación literaria.

En la Escuela de Mrs. Wallington en Nuneaton, Mary Anne conocerá a Maria Lewis, una profesora de creencias evangélicas con la que mantendrá una amistad que durará toda su vida. Con ella podrá hablar libremente sobre sus dudas religiosas y sobre moral y ética.

Arbury Hall 1880 Fuente Wikipedia
En 1836 su madre fallece y debe regresar junto a su padre para hacerse cargo de la casa familiar, dando así por terminada su formación reglada a los 16 años. Pero gracias a que su padre tenía un puesto importante, Mary Anne tuvo acceso a la biblioteca de Arbury Hall donde siguió estudiando de forma autodidacta. 

Durante esa época estará muy unida a su hermano Isaac, hasta que éste se casa y abandona el hogar familiar. Es entonces cuando ella y su padre se trasladan a Foleshill cerca de Coventry. En esta región conocerá a una pareja muy importante en su vida y su desarrollo intelectual, el matrimonio Bray formado por Charles y Cara.

Charles Bray es un fabricante textil que invierte parte de su fortuna en proyectos altruistas entre ellos construir escuelas.  Como hemos visto antes, en la Época Victoriana el acceso a la escuela era para unos pocos, sobre todo para las clases más favorecidas. Pero por contra, nos encontramos en un momento donde empieza a surgir un sentimiento social que insta a muchos a intentar mejorar las situación de los más desfavorecidos que son muchos. Los cambios en la tecnología y otros campos científicos han favorecido una Revolución Industrial que ha perjudicado a la población más humilde. La concentración de mano de obra en las grandes ciudades, tras la migración proveniente del campo, ha hecho muy dificil la vida de los trabajadores en las urbes. A su vez, los que han decidido quedarse en el campo, tampoco lo han tenido fácil. Las teorías de Darwin y la sociología se desarrollan y muchos pensadores aplican sus conocimientos en mejorar el nuevo orden social emergente.

En el círculo en el que se mueven los Bray, se estudia la Biblia desde un punto de vista histórico y humanista. En este ambiente y tras el conocimiento adquirido y vivido, en Mary Anne comenzará a crecer un escepticismo que la llevará a abogar por la humanización de las creencias religiosas, hasta llegar a la conclusión de que ninguna religión puede ofrecer consuelo a las penas humanas, tal y como nos explica The victorian Web en su artículo George Eliot 1819-1880. A biographical Introduction.

Ese grupo de intelectuales que solían reunirse en la casa de los Bray formaban el llamado Círculo de Rosehill. Librepensadores que en sus reuniones debatían temas religiosos, científicos y sociales. Entre los miembros de este círculo encontramos a Robert Owen, Harriet Matineau y Ralph Waldo Emerson.

Harriet Matineau esta considerada la primera mujer socióloga y por lo que he podido saber es una gran desconocida de los estudiantes de sociología españoles. Escribió novelas económicas y sociales que a la vez que entretenían, enseñaban. Es una mujer muy interesante que por lo visto está algo olvidada. Habrá que rescatarla y traerla a la actualidad.

Gracias a este ambiente intelectual, Mary Anne se interesará por la obra de David Strauss y Ludwig Feuerbach. Dos intelectuales y filósofos que ponen en duda la veracidad de las historias que narra la Biblia y acercan su estudio al análisis del posible carácter histórico de ésta, desprovisto de milagros y elementos poco realistas. Su objetivo, dejar al descubierto al Jesús humano.

En 1846 Mary Ann, empieza su primera traducción de David Strauss. Se trata de su obra, The life of Jesus, cuya traducción dejará incompleta y será finalizada por otro miembro del Círculo de Rosehill.

Gracias a su relación con los Bray, Mary Anne publicará algunos artículos y reseñas en el periódico Coventry Herald and Observer.

Retrato de George Eliot a los 30 años (1849)
Pintor: François d'Albert Durade
Fuente: Wikipedia
Es durante esta época que Mary Anne, animada por este ambiente, empieza a manifestar sus dudas religiosas. Por lo que su padre montó en cólera ante las ideas que expresaba su hija y la amenazó con echarla de casa. Debido al respeto paterno que el Sr. Evans despertaba en su hija, Mary Anne moderó la exaltación de sus pensamientos y continuó yendo y participando en la iglesia  hasta la muerte de su padre en 1849.

Después del falleciemiento del Sr. Evans, Mary Anne viaja a Suiza con los Bray donde conocerá al matrimonio D'Albert-Durade.  François D'Albert-Durade hará un retrato de Eliot que será uno de los más conocidos y lo podéis ver en esta entrada.

Cuando vuelve a Londres, se va a vivir durante un tiempo con su hermano Isaac y su familia. Y decide cambiar su nombre por Marian. Es durante este período que dictamina vivir de la escritura.

1851 será un año muy importante para Marian. Se instalará en casa de John Chapman al que conoció en la casa de los Bray.  El Sr. Chapman fue el editor en su colaboración con la traducción The life of Jesus.

Marian siente cierta admiración por este hombre que vive sin ningún tipo de pudor con su mujer y su amante en la misma casa. Cosa que en la época era un escándalo, pero que a él no le importaba ni lo más mínimo. Bien es conocida la doble moral victoriana y muchos hombres tenían amantes, pero no lo mostraban abiertamente a una sociedad tremendamente puritana. Por otro lado, Chapman es un hombre muy culto con muchos contactos en el mundo editorial y esto le interesa a nuestra autora.

Ese mismo año Chapman compra el períodico de izquierdas The Westminster Review y Marian se convierte en su ayudante. Gracias a esto, Marian irrumpe en el ambiente literario londinense dominado principalmente por hombres. Su entrada en el mundo editorial era algo muy inusual para una mujer. Es en estos círculos donde conoce a Herbert Spencer, sociólogo, filósofo y antropólogo, que en ese momento trabajaba como redactor jefe en The Economist. Marian sentirá una gran admiración por él cuyas ideas sobre la evolución social y cultural se fundamentaban en el Darwinismo. Es un positivista convencido.

Retrato de George Henry Lewes
Fuente: Wikipedia
Será también en 1851 cuando Marian conozca al que será el hombre más importante de su vida, George Henry Lewes, filósofo y crítico.

Pocos años después, en 1854, deciden irse a vivir juntos, cosa que molestará tremendamente al hermano de Marian, Isaac, quién le retirará la palabra. Y es que George Henry Lewes era un hombre casado y con tres hijos, pero tenía una relación completamente abierta con su mujer Agnes Jervis, quién a su vez vivía con otro hombre con el que había tenido otros 4 hijos. La cuestión era que George Henry Lewes había consentido la relación de su mujer, el divorcio no era posible, pues el adulterio en su caso era consentido. Todo ello muy inmoral para la época.

La pareja viajará a Alemania donde se consolida su unión amorosa y donde Marian continuará sus investigaciones de teología empezando la traducción de una obra del alemán Ludwig Feuerbach  titulada Essence of Christianity y también de otra de Baruch Spinoza Ethics. Durante esta etapa publicará además varios ensayos en The Westminster Review.

Marian adoptará el apellido Lewes como suyo, haciendo publica su unión a George Henry Lewes y reconociéndole como su marido, cosa que vuelve a ser un escándalo en sus círculos, ya que ambos muestran abiertamente su relación de pareja adultera y Lewes además, se convierte en un polígamo bajo la visión victoriana, cosa que es totalmente inacceptable para la sociedad inglesa de ese tiempo.

A su regreso a Inglaterra y animada por Lewes, se embarcará a escribir sus primeras obras de ficción que seguirá combinando con contribuciones de artículos y de ensayos para el Westminster Review.

Uno de estos ensayos que antecede a sus novelas es Las novelas tontas de ciertas damas novelistas (1856), un análisis sobre las obras escritas por mujeres de la Época Victoriana. Ensayo con el que leí por primera vez a Eliot y que despertó mi curiosidad por ella. He aquí porque en cuanto vi este proyecto y me informé sobre él, elegí a Eliot como mi autora adoptada.

En este ensayo, me llamaron la atención varias cosas que dejaban entrever la esencia de la autora. Una de ellas fue el estudio concienzudo que hizo de las obras que analizó, lo que muestra a una persona trabajadora y meticulosa. Su manera de escribir me cautivó por como expone y deja en evidencia por sí mismas las incoherencias narrativas y de léxico de las novelistas a las que acusa de ser poco profesionales. Estas evidencias resultan algo cómicas para el lector y es que el texto a parte de ser serio y crítico, tiene un toque irónico que lo hace muy ameno.

Por otro lado uno adivina, lo que significaba para Eliot escribir. No es el simple acto de narrar una historia, para Eliot implica un compromiso con la verosimilitud y la realidad de lo que se narra, a lo que añade el valor moral de la novela como vehículo de transmisión de conocimiento del otro. La empatía para ella es muy importante y según lo que he leído en el libro La novela inglesa. Una introducción de Terry Eagleton, para Eliot crear unos personajes reales y empáticos es fundamental para mostrar y llegar a entender la conducta humana. El caracter moral de la obra se traslada a las actitudes de los personajes. Por ello, se aleja de estereotipos y razones religiosas. Las personas no son buenas o malas. Son los actos que a veces tenemos los que hacen declinar la balanza. Y una vez se decanta hacia un lado, con el remordimiento y la redención se puede declinar hacia el otro.

Añade Terry Eagleton en su escrito "No se trata simplemente de que Eliot comparta con el lector sus mesurados sentimientos morales. Supone también que el propio acto de imaginar implica proyectarse uno mismo fuera del propio yo hacia las vidas de los demás" (Pág. 213)

Su primera obra de ficción publicada fue Los infortunios del reverendo Amos Barton en 1856. El mismo año llegaría la publicación de La historia de amor del señor Gilfil y en 1857 El arrepentimiento de Janet. Todas ellas fueron saliendo a la luz por entregas en la revista Blackwood's Edimburg Magazine y de manera anónima. Posteriormente, en 1858, fueron reunidas en un único volumen titulado en Escenas de la vida parroquial firmado con el seudónimo de George Eliot.

Su decisión de no revelar su verdadera identidad en sus obras de ficción, se debe al interés que tenía Eliot en que su trabajo fuera valorado sin prejuicios. Pues la gran mayoría de escritoras que publicaban en la época, se caracterizaban, como he apuntado antes, por su baja calidad literaria, y se circunscribían dentro de un gran saco que se clasificaba como novela romántica para mujeres. Además estaba el temor de que su vida personal interfiriera en la valoración de su trabajo como escritora.

Retrato de George Eliot a los 41 años (1860)
Pintor: Samuel Laurence
Fuente: Wikipedia
Su seudónimo es un homenaje y una declaración de reconociento y de amor a su pareja. Adopta su nombre, George. Y sobre la elección de su apellido, Eliot, hay varias teorías. Una dice que lo escogió porque era muy común en la Inglaterra de la época y así era más opaco y dificultaba descubrir su verdadera identidad. La otra teoría que recoge la Wikipedia inglesa, es que el apellido Eliot sería un juego fonético en forma de código "L I owe it" que junto al nombre significaría George te lo debo. Fue Lewes quién la apoyó y la animó a que escribiera ficción quizás por eso lo de 'te lo debo'.

En 1859 el éxito de su primera novela Adam Bede despierta el interés del público lector y crece el misterio de la identidad real del autor. Se especula sobre quién podría ser y se atribuye la obra a un pastor protestante, por la temática de la novela.

Una carta de Charles Dickens reconociendo y felicitando al escritor por su calidad literaria, aumenta el interés sobre la verdadera identidad del creador. Esto animará a un joven pastor atribuirse la autoría, su nombre Joseph Liggings. Visto el revuelo y el oportunismo de Liggings, Marian se vió obligada a revelar su identidad. Los lectores de Eliot se ven sorprendidos con el descubrimiento. Afortunadamente, la popularidad de George Eliot como novelista no se ve afectada, en cierta manera gracias a la Princesa Louise, hija de la Reina Victoria, y lectora voraz de la escritora. Es una ayuda indirecta e involuntaria, pero con la invitación a una recepción que tenía como finalidad conocer a Eliot, la corte en cierta manera hace que la pareja sea aceptada socialmente.

Escena de Adam Bede (1861)
Pintor: Edward Henry Corbould
Fuente: Royal Collection Trust
Como anécdota añadiré que la Princesa Louise encargó al artista Edward Henry Corbouls unos cuadros para que representara algunas escenas de la novela Adam Bede. Es también en esta novela donde encontramos la famosa cita de George Eliot: "Howiver, I’m not denyin’ the women are foolish: God Almighty made ‘em to match the men." que tan bien se puede incluir en este proyecto Adopta una autora.

En español sería algo así: "Sin embargo, no estoy negando que las mujeres son tontas: Dios Todopoderoso las hizo para igualar a los hombres."

Después de Adam Bede (1859), llegarían otras obras; El molino de Floss (1860), Silas Marner (1861), Romola (1863), Felix Holt, The Radical (1866), Middlemarch (1871-1872)  que será su obra más importante donde los personajes se caracterizan por su profundidad psicológica y su complejidad y Daniel Deronda (1876).

Según comenta la Wikipedia, los lectores de la Época Victoriana adoraban las obras de Eliot, por sus descripciones de la sociedad rural. Pero las novelas de Eliot son mucho más que un acercamiento a la Inglaterra de provincias, son la voluntad de reflejar al ser humano en su complejidad y acercan valores morales y éticos al lector mediante la empatía. Sus personajes son muy humanos. Según explica Terry Eagleton en su obra La novela inglesa Una introducción en su capítulo dedicado a Eliot dice: "Ninguno de los personajes que aparecen en las obras de ficción de Eliot es metafísicamente bueno, pero tampoco malvado sin posibilidad de redención. El pecado que asalta a sus personajes con mayor frecuencia es el del egoísmo, que dificilmente puede considerarse como el más atroz de los crímenes. Lo peor que le puede pasarle a uno en el mundo de Eiot no es salir ardiendo por combustión espontánea o recibir a manos del despiadado ladrón de una amante una paliza que lo ponga a uno al borde de la muerte, sino 'no llegar a liberarse nunca de un yo mezquino, tembloroso y hambriento', como afirmará con Edward Casaubon en Middlemarch. El egoísmo además es un error que puede enmendarse." (Pág. 213)
Retrato de George Eliot a los 46 años
Fotografía 1865
Fuente: Wikipedia

Pero Eliot también escribió poesía, algunas de sus obras más conocidas son Spanish Gypsy (1868) y The Legend of Jubal (1874)

En 1876 Lewes y Eliot se trasladan a Witley. Lewes cae enfermo y dos años más tarde fallece. Marian se quedará sola y se sumirá en una honda tristeza que superará con la compañía de un antiguo amigo de la pareja, John Walter Cross. Ambos comparten la pena por la pérdida de un ser querido, en el caso de Cross su madre a la que estaba muy unido.

El 16 de mayo de 1880, Marian y John se casan y con ello vuelve el escándalo social, ya que él era 20 años más joven que ella. Sin embargo, su hermano Isaac la felicitó por su boda rompiendo el silencio de su relación familiar.

Durante el viaje de bodas a Venecia, John, de carácter depresivo y temperamental se dejó llevar por un momento de locura y saltó del balcón del hotel al canal. Afortunadamente sobrevivió. A su vuelta a Inglaterra, se trasladan a Chelsea donde Marian cae enferma por una infección que se le complica y el 22 de diciembre de 1880 fallece a la edad de 61 años.

Desde entonces, Marian descansa en el cementerio de Highgate en Londres, en la zona reservada a los desidentes religiosos y agnósticos, curiosamente al lado del amor de su vida, George Henry Lewes.

Poco después de la muerte de Marian, en 1885, su marido John Walter Cross, reunirá sus diarios y sus cartas y los publicará en tres volúmenes con el título George Eliot's Life, as Related in Her Letters and Journals. Esta publicación a la muerte de Eliot, personalmente me parece una falta de respeto hacia su mujer. Pero visto desde hoy día y desde mi propio egoísmo, me alegro de poder conocer mejor la figura y la mujer que hay detrás a través de sus escritos que podéis consultar en el Proyecto Gutenberg

Espero conocer más a la autora y a su obra. Y por supuesto compartirlo con los visitantes que quieran saber más de George Eliot. De momento, ya he comprobado que no toda su obra es fácil de encontrar traducida. Sobre todo, Adam Bede, que por aquéllo de la cita tenía ganas de leer.


 Fuentes consultadas y más información:

- EAGLETON, Terry (2009) La Novela inglesa.Una introducción Madrid: Akal Ediciones
- The George Eliot Folowship 
- The victorian web:  George Eliot (1819-1880)
- UPTON, Chris (20 julio 2012) The tale of Joseph Liggins Birminghampost.co.ukb
- Wikipedia: George Eliot

https://adoptaunaautorablog.wordpress.com/

martes, 10 de enero de 2017

PROPÓSITOS LECTORES 2017

Este año me propuse no inscribirme en muchos retos ni eventos lectores y leer más siguiendo mi propio ritmo e iniciando un camino más libre, ¿lo conseguiré? Pues si os digo la verdad no lo sé. Me gusta demasiado compartir experiencias lectoras. Y ya estoy en varias cosas metida.

Me he inscrito en el reto Nos gustan los clásicos del blog Un lector indiscreto que consiste en leer y en reseñar 5 clásicos durante 2017. Parece un reto bastante asequible y de poco esfuerzo para mí, si sigo la línea del año pasado.

George Eliot
Fuente Proyecto Gutemberg
También participo en el proyecto Adopta una autora. Así que durante 2017 el blog publicará entradas sobre la vida y la obra de George Eliot, la autora que ha adoptado El despertar de un libro. Esta semana saldrá la primera publicación sobre ella en la que presentaré su vida y su obra para situarla dentro del mapa literario general. Más adelante, nos iremos adentrando en detalles sobre Eliot; la mujer, la escritora, su época, etc.

Por otro lado, en 2017 seguiré participando en alguna de las lecturas conjuntas organizadas por Carmen en el grupo de Facebook Los libros de Carmen y amig@s. Ya hay lectura programada para febrero, comentaremos Persuasión de Jane Austen. Así que ésta va a ser una de mis próximas lecturas.

En 2016 me apunté al Ciclo Joe Hill que organizó Jesús del blog La caverna literaria y todavía no he elegido lectura. Tengo tiempo hasta el 28 de febrero, así que también en breve leeré algo de Joe Hill.

También tengo pendiente la propuesta "Libros encadenados" que me hizo Rosa del blog Cuéntame una historia. Consiste en seguir una cadena de títulos y leer el libro escogido. Tengo que buscar una novela que empiece por "Ga". Tengo que ponerme con este reto, pero es lo que pasa, al no tener límite temporal, ni yo tiempo, sigue ahí pendiente. Pero antes de junio, elijo lectura. Lo prometo Rosa, ya verás.

Otro propósito que me he hecho es leer más en inglés para fortalecerlo. El pobre está oxidado y necesita dedicación. Para ello, he estado reuniendo libros que según creo, podré seguir bien. Espero no abandonar esta idea y ser constante.
Prudenci Bertrana
Fuente Lletrescatalanes.cat

Y si bien, dije que no me liaría. Durante 2017 este blog homenajea a Prudenci Bertrana escritor catalán. Este año se cumplen 150 años de su nacimiento, una buena excusa para darlo a conocer y para adentrarme más en su obra. Su novela más conocida es Josafat y narra una historia que nos recuerda a la del jorobado de Notre Dame y a la de bella y la bestia. Una historia corta e intensa. Yo la leí hace tiempo, así que creo que buscaré otra novela del autor que no haya leído o igual la releo. Ya veré.

Lo que sí he decidido es eliminar del blog la sección semanal en la que anunciaba mis nuevas lecturas o como iban las que tenía en marcha. Para este fin utilizaré Instagram.

Y bueno, deciros que el ritmo de publicación será más espaciado este año en El despertar de un libro debido a que no dispongo de mucho tiempo libre para dedicarle al blog. Esto no quiere decir que lo abandone ni mucho menos, sino que mis lecturas y mis impresiones sobre éstas serán más pausadas.

Que tengáis un genial 2017 y nos seguimos leyendo.



lunes, 9 de enero de 2017

LAS RESEÑAS: Reto "Hace 50 años..."

En 2016 se cumplían 50 años del fallecimiento de Caterina Albert i Paradís (Vïctor Català) y, por ello, hemos querido hacer un homenaje en su memoria leyendo la novela que la consolidó como escritora, Soledad. Además, aprovechamos los 50 años de la publicación de La calle de las Camelias de Mercè Rodoreda para conocer a Cecília. 

Hoy os traigo un resumen de las reseñas que se escribieron dentro de este reto que bauticé con el título Hace 50 años... Podéis leer las reseñas completas clicando sobre los links.

Lorena del blog El pájaro verde hizo una bonita reseña de La calle de las Camelias. Sobre la protagonista, Cecília, nos comenta "A Cecilia tampoco la alcanzo, es compleja. Es hermosa, su mirada enamoradiza y nostálgica, bella, vulnerable, pero tiene una zona oscura. Hay una parte suya a la que no llego, cuando creo que la tengo asida, se me escapa de entre los dedos. Y pienso que hay una evolución (o tal vez involución) en ella, no lo sé. La conocemos de niña, la despedimos de mujer. Veo su cambio en su cuello desnudo y en las diferentes joyas que lo adornan con el paso de los años; lo advierte ella misma en dos momentos de su vida desnuda frente al espejo: la mujer incipiente, la que empieza a decaer." Y es que Rodoreda crea un personaje inolvidable y con una complejidad psicológica enorme. 

Rosa del blog Cuéntame una historia  se introduce en el corazón y en el alma de Cecilia y en su reseña de La calle de las Camelias nos comenta que "la vida de Cecilia es una inconsciente búsqueda sin fin. Busca el amor que nunca tuvo y lo busca en los hombres, tal vez porque nunca añoró ni salió a buscar a su madre, pero sí quería encontrar a su padre y soñaba con quién podría ser". 

Raquel del blog El baúl de los libros asombrosos destaca la manera de escribir de la autora en su reseña apunta "De una manera sencilla, aparentemente suave, Rodoreda te lleva de la mano y de repente te das cuenta que estás leyendo algo desgarrador, profundo y complicado. Es sorprendente y desconcertante. Admiro su forma de contar fantástica, envolvente, natural y sincera, muy poética.
En sus relatos deja hablar a sus personajes, intimas con ellos, eres su cómplice. Se percibe un contacto muy íntimo entre la escritora y su personaje, me encanta."

Por mi parte, también fui cautivada por Cecília y la narración de Rodoreda y en mi reseña de La calle de las Camelias expresé que "es un personaje que no te deja indiferente. Su tristeza interior, de origen desconocido y melancólico, te alcanza y sientes una especie de descorazonador vacío, de soledad, al pensar en ella. Porque si una cosa es segura es que esa tristeza que tiene en la mirada es por la gran soledad en la que se encuentra su alma."

Raquel del blog El baúl de los libros asombrosos quedó muy impresionada por la narrativa de Víctor Català y así lo manifestó en la tertulia que tuvimos en el grupo de Facebook de Los libros de Carmen & amig@s. En su reseña destaca la figura de la autora y nos acerca su figura "Era una mujer indómita que amaba su libertad, tenía energía, seguridad en si misma y era muy coherente. Sinceramente decía que ella escribía “tal y como salia y listos”, pero tenía un don, era muy trabajadora y constante."

Lo mismo le pasó a Lorena del blog El pájaro verde y en su reseña de Soledad lo expresa de esta manera la manera de escribir de Caterina "El estilo narrativo de Víctor Catalá es de esos que a mí me gusta definir como antiguo, con todo lo que de elegante, sensitivo y evocador pueda tener este término. Es muy descriptivo, de vocabulario selecto, con frases engalanadas en música arrulladora. Saboreamos los olores de esa naturaleza de montaña, nos dejamos hipnotizar por el azul del cielo bajo el frío de la mañana, sentimos el sol que reconforta y calienta nuestra piel. Todo en esta novela se cuece a fuego lento, como los platos exquisitos que se aderezan con mimo."

Por mi parte y coincidiendo con muchas de las apreciaciones de Lorena y Raquel destaqué en mi reseña de Solitud entre otras cosas la sensación que la novela "Solitud es una novela que en cierta manera homenajea la tradición oral y las leyendas que dan ese aire místico a la naturaleza y que aportan a los hombres una manera de ver diferente la dureza de la vida en la montaña."
También mostré en una entrada las ilustraciones de Arcadi Mas i Fondevila para la edición de Soledad de 1907 y hablé en otra de la editorial que la publicó Montaner y Simón Editores.

Y con esta entrada damos por finalizado el reto Hace 50 años... Espero la hayáis disfrutado y os haya entrado el gusanillo de leer a estas autoras.


domingo, 8 de enero de 2017

Reto NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS

No tenía pensado en apuntarme a ningún reto lector en 2017, pero también lo intenté el año pasado y finalmente caí en la tentación.

Así que aquí estoy, inscribiéndome en el reto que nos propone Francisco del blog Un lector Indiscreto.  

¿En qué consiste la propuesta? Pues en leer y reseñar durante 2017 un mínimo 5 clásicos.Y no os preocupéis que hay muchos donde elegir.

Para que no hayan dudas Francisco nos responde a la pregunta "¿Qué se entiende por novela clásica? En mi modesta opinión, entiendo que es aquella que pervive a lo largo del tiempo desde su publicación y es releída por generaciones de lectores."
 
Pero será mejor que os acerquéis al blog de Francisco para leer las bases del reto, veréis que cumplirlo es fácil.

Bases de la I Edición "Me gustan los clásicos"

A partir de aquí iré incluyendo mis aportaciones:

1.-

Espero os animéis a participar, los clásicos son un valor seguro.

Nos vamos leyendo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...